sábado, 20 de octubre de 2012

Fundación de Puerto Ordaz

El 9 de febrero de 1952 tuvo lugar el acto oficial de la fundación de Puerto Ordaz y Ciudad Piar presidido por Luis Felipe Llovera Páez, miembro de la Junta Militar de Gobierno que depuso al presidente Rómulo Gallegos.
La localización, prospección y explotación de los grandes yacimientos de hierro en las inmediaciones del Caroní impuso la necesidad de proyectar nuevas y modernas estructuras urbanas para darle estabilidad social a la población activa que venía de otros lugares a participar en el fenómeno industrial.
Así surgieron Puerto Ordaz y Ciudad Piar, con un acto oficial formal el 9 de febrero de 1952 presidido por Luis Felipe Llovera Páez, en representación del Gobierno nacional, acompañado del ministro de Minas, Santiago Vera; del ministro de Obras Públicas, Gerardo Lausón; del ministro de Trabajo, Carlos Tinoco Rodil; del embajador estadounidense, Fletcher Warren; del gobernador José Gervasio Barceló Vidal; del presidente de la Orinoco Mining Company, Mack Lake; del director de Gabinete, Federico R. Schoeter; y del obispo de la Diócesis de Guayana, Juan José Bernal Ortiz, quien impartió la bendición cristiana a las tierras donde florecería la flamante urbe.
Con la colocación de la primera piedra, el entonces coronel Luis Felipe Llovera Páez dijo que quedaba simultáneamente fundada Ciudad Piar en las inmediaciones del Cerro Bolívar mirando o unido hacia el mar a través de una línea férrea que sería construida para darle salida al mercado internacional a esas ingentes riquezas guardada en sus entrañas durante un tiempo geológico indeterminado.
De suerte, que estas ciudades gemelas, Puerto Ordaz y Ciudad Piar, no fueron fundadas al estilo de las antiguas poblaciones coloniales venezolanas cuando el conquistador a nombre de su soberano tomaba posesión de la tierra batiendo su espada y levantando el misionero una cruz en el lugar, tal cual como lo hizo el maestre de campo Domingo de Vera Irbagoyen enviado por don Antonio de Berrío el 23 de abril de 1593, a tomar posesión de la provincia de Guayana.
Con el tiempo, Ciudad Piar se desligó de sus patrones primigenios y hoy es un municipio autónomo, mientras Puerto Ordaz, junto con San Félix y otros sectores demográficos, quedó plenamente integrada a la moderna y pujante Ciudad Guayana, iniciada al calor de la industria extractiva del hierro y consolidada con el desarrollo urbanístico provocado por la transformación y expansión de la industria del hierro a partir de la Planta Siderúrgica del Orinoco y demás empresas afines, la explotación del potencial hidroeléctrico del Caroní y el desarrollo de la actividad fabril integral del aluminio.
Luis Felipe Llovera Páez fundó las dos nuevas ciudades -Puerto Ordaz y Ciudad Piar- luego de haber sido ascendido al grado de coronel, lo que quiere decir que su primera gran tarea como tal fue fundar o colocar la primera piedra de Puerto Ordaz y Ciudad Piar. Nada, por supuesto, más honroso para un hijo de Guayana nacido en Ciudad Bolívar en pleno casco histórico, en la casa de balcón situada en la calle Venezuela que después compró la familia Palazzi y, finalmente la Fundación Escuela Taller Angostura en tiempos de Rosalía Isea para restaurarla y adecuarla a las necesidades administrativa de la fundación. Lamentablemente, el inmueble no ha podido ser rescatado del poder de unos invasores que por nada quieren salirse de allí ni hay juez ni autoridad que haga valer los derechos de propiedad ni los derechos que de acuerdo con la Ley de Patrimonio Cultural favorecen al casco o centro urbano declarado Monumento Nacional en 1976 y que aspira ante la Unesco ser declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada