miércoles, 10 de octubre de 2012

El secuestro del avión de Avensa

B1TOPICOS
El 28 de noviembre de 1963, dio cuenta según información del gerente, Otto Shaefli, que había sido secuestrado un avión de Aerovías Venezolanas (Avensa) y su piloto obligado a dirigirse a la Isla de Trinidad después de arrojar hojas subversivas sobre Ciudad Bolívar.
El avión un CV-340 fue secuestrado con 14 personas a bordo, cuando cubría la ruta Ciudad Bolívar-Maiquetía. Al igual que en el secuestro de otro avión de Avensa Caracas-Miami en 1961, el motivo fue propagandístico: el lanzamiento de volantes sobre Ciudad Bolívar, llamando a la población a no participar en las elecciones de diciembre de ese año. Los secuestradores denominaron a la operación con el nombre de “Padre de la Patria”.
Los jóvenes del  PCV y MIR, al mando de Olivia Olivo, e integrado además por Teófilo Rodríguez (Frijolito), Héctor Espinosa, Teobaldo Solórzano y Enrique Armas, abordaron el aparato en el aeropuerto de la ciudad, cuando se disponía a cumplir la ruta ordinaria transportando pasajeros a Maiquetía con escalas en Puerto Ordaz y Maturín.
Teófilo Rodríguez, mirista integrante del grupo había salido en libertad luego de una huelga de hambre prolongada a raíz de su detención en el Cuartel de Policía del Capitolio por disposición del gobernador Sanoja Valladares.     El Gobierno de Trinidad no dio asilo a los secuestradores del avión de Avensa sino que los repatrió a Venezuela donde fueron detenidos y enjuiciados por un Tribunal Militar.
Se produjo el secuestro del avión de Avensa cuando el ministro de la Defensa, general Briceño, exponía en rueda de prensa las evidencias obtenidas de la procedencia cubana de las armas desenterradas en las playas del estado Falcón. También en ese día se anunciaba que se habían dado órdenes a la Marina de Guerra para abordar navíos sospechosos que se acercaran a las costas venezolanas.
El secuestro del avión de Avensa formaba parte de una cadena de acontecimientos en las principales ciudades del país, incluyendo la huelga general, para impedir las elecciones fijadas para el 1 de diciembre de ese año. Se había incendiado el depósito de la Good Year en Puerto La Cruz, asaltado el Instituto Agrario Nacional de Bellavista, estallado una docena de niples en Caracas. Incendiado en Maracaibo el depósito de pinturas Dupont y secuestrado el coronel James E. Chenauld, de la Misión Militar Norteamericana en una acción de propaganda internacional.  
Fue sin duda este plagio prácticamente una réplica del cometido por un grupo de jóvenes de la Juventud Comunista, denominado “Los Aguiluchos” (José R. Bosque Figueroa, Antonio Paiva Reinoso, Rubén B. Palma Delgado, Efraín E. León Marcano y Girmán Bracamonte) el 27 de noviembre de 1961, también con un avión de la Compañía Avensa para lanzar desde el aire propaganda denunciando la represión. La operación denominada “Livia Gouverneur”  (joven comunista caída en la lucha armada) estuvo dirigida contra el avión DC-6B YV-C-EUG de Avensa, con 43 personas a bordo.
Después del secuestro del avión de Avensa en Ciudad  Bolívar se registraron otros siete secuestros más. El último tuvo lugar el 5 de diciembre de 1981 con una nave -B-727-200 (YV-74C) en ruta Maiquetía-San Antonio del Táchira. 4 secuestradores armados desviaron el vuelo a Cuba.
Con este último virtualmente quedaron cancelados los secuestros de aviones en Venezuela con fines políticos, toda vez que el secuestro de personalidades, como la de Alfredo Di Stéfano a mediados de 1963, a criterio de dirigentes de izquierda, resultaba mucho más beneficioso desde el punto de vista de lograr conseguir figuración en la prensa mundial, para la promoción de los ideales de lucha de los grupos de izquierda.

1 comentario:

  1. Saludos...siempre lo recuerdo, por sus amenas crónicas...hace horas pregunté por usted al colega Evaristo Marín...Saludos y éxitos. Att. Eddy León Barreto.

    ResponderEliminar