miércoles, 23 de octubre de 2013

La boda gay que no pudo ser

C5Boda2
A la policía le dieron el “Pitazo”.  Así pudo aparecer sorpresiva en la casa ataviada de guirnaldas y azahares del cerro “El Zamuro” donde se efectuaría la boda de un desprejuiciado homosexual con un joven que desapareció velozmente cuando se armó la algarada. “Patica pa` que te tengo” y entre piedras y musgos el joven se echó a correr y nunca más se supo de él.
La boda se iba a realizar sin el visto bueno de la autoridad civil correspondiente y conforme a la ley respectiva, que no contempla la posibilidad del matrimonio  entre seres humanos de un mismo género. Ellos o ellas, como los  gremios, tienen sus ritos y reglas muy propias a su condición de invertidos.
El rito del connubio, como nos fue explicado por habitantes del cerro “El Zamuro”, lo oficiaría el líder de la comunidad de homosexuales “plebeyos”. La otra comunidad se denominan de la “high-life”. Están separadas y se odian una a la otra.
La casadera conocida  con el nombre de “La Nena Rubia”  se echó a llorar cuando vio su matrimonio frustrado. Estaba acompañada por dos “Damas de Honor” de su propio sexo, que lanzaron toda clase de insultos contra la policía. Mientras esto ocurría, los curiosos se agolparon en el sitio del show y colorearon el ambiente con sus chiflas y reacciones picantes.
Este matrimonio frustrado por la policía entre seres de un mismo sexo lo registró la prensa que en 1973  escandalizó a citadinos bolivarenses, pero divirtió a otros siempre pendientes de temas de esta factura para sus chistes y humoradas.
Lo cierto es que la institución del matrimonio entre seres de un mismo género ha sido difícil reconocer en el mundo. Los países Bajos están señalados como los primeros en reconocer en el 2001 esta institución y posteriormente ha sido extendido a varias naciones.  El debate al respecto no cesa y algunos países han prohibido expresamente la realización de este tipo de uniones. En  Estados Unidos y México regidos por el sistema federal, se ha permitido tales enlaces en algunos estados.
Tamara Adrián, venezolano convertido en mujer, coordinadora nacional de fuerza por la igualdad de grupos vulnerables y diversidad sexual, copresidenta de la Asociación Mundial de Juristas LGBT  (Lesbianas, Gay, Bisexuales, Transexuales), afirma que el 80% de la población de las Américas se encuentra hoy día cubierta por leyes de igualdad en esta materia y que se han venido dictando a partir del año 2006, porque hay un movimiento histórico relacionado con la superación de los prejuicios relacionados con la orientación sexual y la identidad de género. Al menos 12.5% de la población del planeta es lesbiana, gay, bisexual, transexual, transgénero, intersex. Rubén Hernández dice que es mucho más, que puede llegar al 15 o al 20% y algunos dicen que más. Esas personas raramente votan en los procesos electorales por falta de una propuesta efectiva de igualdad. De ahí las aseveraciones de Obama, pero también de Hollande, Presidente de Francia, las mismas de Cristina Kirchner o de Piñera en las elecciones de Argentina y de Chile, respectivamente.

Ahora hasta Obama y Raúl Castro hablan de la posibilidad del matrimonio Gay.  Claro, porque es un tema de igualdad. Es exactamente lo mismo que segregar a una persona por el color de su piel, su religión o su sexo. No tiene ninguna diferencia y la homofobia la lesbiofobia y la transfobia son odios sociales iguales al racismo o al sexismo, se aprenden desde la escuela, en las familias o eventualmente en las iglesias y hasta muchas veces en la calle. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada