martes, 1 de octubre de 2013

FANATRACTO

En 1976, la “Deere & Company” quería convertir a Ciudad Bolívar en el centro de producción y distribución de tractores agrícolas y motores diesel para los países del Pacto Andino y en esa dirección comenzaron a trabajar la propia empresa conjuntamente con la CVG como promotora y estimuladora del desarrollo de la Región Guayana.
         El señor H. W. Beecherer, director de exportación de la “Deere & Company” que es la empresa productora de equipos y maquinarias más grande del mundo, llegó a Ciudad Bolívar por primera vez el 21 de enero  de 1976 para conocer el Parque Industrial “Los Farallones” donde estaba previsto montar la fábrica de tractores y motores con el nombre de “Fanatracto”..
         El Parque Industrial “Los Farallones” con más de cien parcelas dotadas de todos los servicios, fue llevado a cabo por la CVG interesada entonces en elevar el rango manufacturero de la ciudad capital que estaba quedando rezagada por el surgimiento fabril de Ciudad Guayana.
         El alto ejecutivo de la Deere vino acompañado del Director de Finanzas de la empresa, señor H. Richard Hediund y del señor E. H. Hansen, gerente de la planta y fueron recibidos por Harry Mannil, presidente de ACO, Francisco Casella, Ramón García y el doctor León Guevara Enet y funcionarios de la CVG.
          El área escogida para dicha fábrica  abarcaba  12 hectáreas y 23 mil metros cuadrados la fábrica, para lo cual estaba prevista una inversión de 72 millones de bolívares (dólares a 4,30) y una masa obrera de mil personas.  Concretamente produciría tractores agrícolas, retroexcavadoras y motores Diesel.
         Toda la tecnología de John Deere fue puesta a la disposición de Venezuela y de la nueva planta a construirse, libre de pago como también libre de recargo la producción.  Se trataba de una tecnología que venía de cien años atrás.
         La caída del Gobierno de Carlos Andrés Pérez hizo que cayera igualmente la fortaleza de los planes de la CVG enderezados a darle a Ciudad Bolívar una oportunidad fabril de importancia, pues lo que vino después frenó el proyecto y lo sustituyó por uno presentado por el Gobierno iraní anunciado por el presidente Hugo Chávez en el 2003, vale decir, 27 años después.
         En diciembre del 2003, el gobierno informó que los iraníes estaban interesados en la fabricación de una planta de ensamblaje, y luego de fabricación de tractores y que además querían favorecernos con la transferencia tecnológica.
En septiembre de 2004 se dijo que en el gobierno hay un empeño de instalar “muy pronto” la fábrica, se resaltó que ya no haría falta traerlos de China ni de Brasil porque los fabricaríamos aquí. Así, se ordenó dar prioridad a la firma del convenio, vía Consejo de Ministros. Para octubre del mismo año 2004 se mostraron los tractores que ya tenía el país, pero, en La Guaira, porque se traían en cajas y se ensamblaban en dicho puerto.
En abril (2005), Ultimas Noticias informó que Venezuela construirá  10 mil tractores, 5 mil camiones y 3 mil 500 maquinarias para la construcción y vialidad producirán anualmente la fábrica de tractores y camiones que adelanta el Gobierno bolivariano como resultado de los convenios de cooperación suscritos entre las repúblicas de Venezuela y Bielorrusia
Lo cierto es que hasta ahora nada de lo anunciado.  La última, según “La Patilla” del 22 de diciembre de 2011 fue que en “En 2008, una carga enviada a este centro iraní en Venezuela fue detenido por las autoridades turcas. A pesar de que los contenedores estaban etiquetados como “piezas de tractor”, se trataría de “barriles de nitrato y sulfato”, productos químicos para la confección de explosivos…” 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada