lunes, 14 de octubre de 2013

Jomar al agua por quinta vez

C3TOPICOS2
El primero de agosto de 1973, José Manuel Rojas (Jomar), se casó por quinta vez con una muchacha de ojos azules y 17 años de edad apenas, mientras él cumplía 62 con la mitad de ellos dedicada al periodismo.
La desposada Herminia Bastardo Contreras, oficinista, declaró en su oportunidad de velo y corona que soñó siempre casarse con un periodista maduro y aprovechó la viudez de Jomar  quien se jactaba de tener una vida más interesante que la de Papillón cuya novela biográfica se había convertido entonces en un best seller.
Lo cierto es que Jomar desde muy temprana edad se evadió del Castillo Libertador de Puerto Cabello y vivió en el mar y en los llanos la aventura de fugado más emocionante de su vida.
En 1968, volvió a caer preso y esta vez fue por el ejercicio crítico del periodismo.  Entonces era reportero y columnista del diario “El Luchador”.  Jomar tuvo la osadía de meterse contra Edmundo Mattei, quien también escribía como columnista en El Bolivarense, pero más sobre cuestiones mineras que dominaba hasta el punto de narrar sobre el tema dos novelas.  Mattei era corredor de bienes inmuebles, contador y prestamista y por este lado lo atacó Jomar hasta tener que enfrentar una demanda con auto de detención.  Afortunadamente era miembro activo de la entonces Asociación Venezolana de Periodistas que lo defendió con su asesor jurídico Orlando Uzcátegui y la presión de personalidades como el doctor Luis Toussaaint Ortiz, Procurador General del Estado, quien al opinar sobre el caso, expresó que “la libertad de información es un derecho consagrado por nuestra Constitución y las leyes y los procedimientos mal pueden acomodarse a un tono de venganza personal. En ello reside precisamente la esencia de la administración de justicia, y la peor sanción es la que está formada por el concepto público”
Nativo de El Pilar, Estado Sucre, donde nació el 19 de marzo de 1911, metido en la política y en los avatares del periodismo de opinión e informativo, nunca tuvo buena fortuna con su media naranja pues su primera novia murió trágicamente durante una refriega callejera en Guárico.  Luego contrajo nupcias con Teolinda Contreras, quien pereció trágicamente cuando se desplomó la carpa de un circo en Barinas.  Su segunda esposa, María Amarez, de Tucupita, murió en un accidente de tránsito en Santa Elena de Uairén cerca de la frontera con Brasil.  Se casó luego con una hermana de ésta de nombre Avelina Amarez, la que huyó del hogar y nunca más supo de ella. Demandó el divorcio y contrajo matrimonio por cuarta vez con Aída Zamora, con la que después de tener su  quinto  niño  se suicidó en 1972 en la calle Amor Patrio del Casco Histórico donde vivía.  Finalmente encontró, casándose por quinta vez, en la joven Herminia Bastardo, la madre sustituta de sus cinco retoños, entre ellos, Taidé Rojas, funcionaria de la Dirección de Cultura de la Alcaldía de Heres.
Jomar fue fundador y director de “Hoy”, periódico de San Cristóbal en 1939.  Reportero fundador del diario “Antorcha” de El Tigre; reportero de El Luchador, El Bolivarense, de la Radio Ecos del Orinoco y Jefe de Prensa del Concejo Municipal de Heres.
El matrimonio de Jomár no pasó de los tres años.  La joven diecisieteañera no aguantó con la carga y procedió el divorcio.  Al colega terminó venciéndolo la soledad, murió de un infarto en el porche de su casa de la urbanización Los Coquito, el 21 de julio de 1984, a la edad de 73 años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada