domingo, 20 de octubre de 2013

La Bejuca

c3topicos
Nadie sabía si la apodaban “La Bejuca” por su contextura magra o La Vejuca” por su edad avanzadas.  Lo cierto es que su nombre de pila era Mercedes Llamoza por haber nacido el 24 de septiembre, Día de Nuestra Señora de las Mercedes, en la cuarta mitad del siglo veinte. La veíamos diariamente, mirando fijamente el muro como percibiendo una sensación de seguridad,  mientras la generalidad de los parroquianos la disfrutaban con cierta picardía, tal vez por lo grosera y versadora. Los escolares fijaban en ella su atención traviesa y le gritaban “Bejuca” y ella sabía gratificarlos con denuestos y a veces con estos versos: “Mercedes Llamoza / la pata cocosa / que anda preguntando / cómo está la cosa / El 5 de julio / muy por la mañana / Don Julio Perfetti / libertó a Guayana”. Mercedes vivía magra y encorvada, pegada a sus huesos y de una que otra dádiva, arrinconada en esas frías y grises escalinatas de un viejo inmueble de arquitectura antillana, entre Igualdad y Orinoco, íngrima, solitaria y desolada, aguardando el puntillazos de los muchachos, al igual que “Pata é palo”, el portero del Concejo Municipal, cuando alguien le recordaba su canilla tiesa, siempre a la vista  puesto que usaba alpargatas y unos pantalones “brinca charcos”, es decir,  con los ruedos a mitad de la espinilla. “Pata `e palo” cuando andaba con una curda de Dios y Señor mío,  se ponía en ángulo recto hablando con el suelo, bueno entonces para que la muchachada lo espoleara, así como espoleaban a la rolliza Antolina andando de un lugar a otro de la ciudad antigua.
Antolina era perturbadamente ingenua, activa y cargada de abalorios, a quien era fácil convencer de que ella era nada menos que la esposa viuda de Franklin Delano Rooselvelt, el Presidente de los Estados Unidos de América, artífice junto con Sir Winston Churchill de la victoria de la Segunda Guerra Mundial contra al nazismo hitleriano.
. A la pobre los cuchufleros la programaban tempranito y le decían cosas por el estilo de: “Acabo de ver en el Telégrafo un mensaje donde tu esposo te hace heredera de la casa Boccardo” y le ponían en las manos unos presuntos papeles de propiedad y con ellos iba y se instalaba en la Casa Boccardo, con el tema: “Esta Vaina es mía” “Esta Vaina es mía, Boccardo, dame mi vaina”.
         A otra programaban temprano era a la “Loca Leticia”, parlanchina, agradable y pintoresca.  Ella tenía su casa en la calle del Puerto de las Chalanas, de donde salía muy temprano con un ramita de llantén a santiguar o castigar a  viandantes y  carros que iban y  desembarcaban de las barcazas.
A ella, de buena pinta y delgada, también la programaban los políticos para que voceara ¡Abajo Pérez Jiménez! Y cuando lo hacía la gente se ponía seria, especialmente si se veía muy cerca algún policía o militante del “Frente Electoral Independiente” (FEI) como lo fue el diputado Luis Alberto Arreaza Flores, cultivador de una pintoresca crónica que firmaba con en el anagrama “Iztozares”. La columna periodística, siguiendo el anagrama, se llamaba “Iztosoriando”. De la cual era asiduo lector Mario Jiménez Gambús y Robertico Liccioni, quien a nadie jamás  perdonó el mote de “Robespierre” porque cuando tenía copas de más no hacía sino hablar del gran tribuno francés de la época del terror. Tampoco se perdían una crónica del “Istozoriador”, el colega Jorge Romero, apodado no sabemos porqué de “Licenciado Gallináceo”, ni Víctor Inojosa, en cuya sastrería se cosía y se cortaba con tijeras de doble filo.


1 comentario:

  1. Apreciado AMERICO , Recibe un fraterno saludo guayanes, muy emocionado al leer las notas sobre la BEJUCA, muy pintoresca y gratos recuerdos, ella vivio en el corredor con escalinatas de la carcel vieja , muy mal oliente, pero era muy simpatica conversaba poco pero era precisa , mi mama le daba ropa con frecuencia y le dejaba algo de comida pero a ella no le faltaba, siempre cargaba sus paquetes llenos de comida y coroticos . De LETICIA tambien hay gratos recuerdos se paraba en la Libreria de los viejos a conversar a cada rato ... Feliz Domingo

    ResponderEliminar