sábado, 12 de octubre de 2013

El escritor Javier Auqué Lara


El periodista, poeta  y escritor colombiano, Javier Auqué Lara (en la foto), llegó en mayo de 1973 a Ciudad Bolívar en busca de materiales para escribir su próxima novela que según nos comunicó entonces, ya tenía nombre: “Más cerca de cocodrilos y diamantes”.
         Se hallaba en Caracas donde al final se quedó, invitado por el Gobierno Nacional después de rechazar una invitación de Fidel Castro para visitar Cuba, decepcionado porque su novela “Los muertos tienen sed”, editado por Montes Ávila, que le envió a través de la Embajada, tuvo de respuesta la simple nota de una secretaria que le decía “haber entregado el libro al Héroe de la Sierra Maestra”.
         Javier Auqué Lara vino a Guayana invitado por el Cónsul de Colombia Omar Nieto Camargo, quien esos días donó a la Casa de San Isidro un rifle de 1819 utilizado, en la Batalla de Boyacá, por el Ejército Libertador.  Ese rifle hurtado hace dos años, fue recuperado por la PTJ y retornado a su lugar..
         Javier Auque Lara para poder mantenerse un tiempo en Ciudad Bolívar, suficiente como para ambientar su novela “Más cerca de cocodrilos y diamantes” debió trabajar como jefe de prensa de Radio Bolívar y matar algunos tigres en el matutino “El Bolivarense”.
Además de “Los muertos tienen sed”, Javier es autor de “A Fraia” (poemas negros),  y “Diario de un Marihuano y otros cuentos”.
         Consecuencia directa de su estancia y vivencia en Venezuela son una obra sobre los indocumentados a la cual dio el nombre “Colombianos del c…” y otra titulada “Belkiks, una p… caraqueña”.
         Para escribir sus novelas, Javier Auqué Lara empleaba la técnica de Steibeck y de Oscar Lewis.  Es decir, hablaba, grababa en una cinta magnetofónica y luego una secretaria ponía esto en cristiano.
         Javier Auqué Lara nació en Barranquilla en 1923. Fue periodista de amplia trayectoria en Colombia y en Venezuela publicó libros de grandes reportajes, cuentos y novelas realistas como |Los muertos tienen sed (1969) sobre la matanza de 1928 en la zona bananera; |Colombianos del c... (1974), sobre indocumentados colombianos en Venezuela, y |Diario de un marihuano y otros cuentos (1956). En poesía: |A-Fraia. Poemas negristas (1960), «un libro de primer orden. Un libro de buena poesía nuestra, criolla, tropical. Pero al mismo tiempo inteligente, sin retórica. De auténtico nacionalismo litoral, de poesía hemisférica en su mejor esencia», dice Uriel Ospina.
         Con su novela “Colombianos del c…”  concurrió y luego se retiró en el Concurso  Rómulo Gallegos de  1977, según se desprende de una carta  enviada a  Luis García Morales, Presidente de Conac:.  Dice Javier que por el  respeto internacional que merece esta cimera figura de Gallegos, “retiro mi obra porque veo claramente una desfiguración del propósito inicial, y una intención de convertir a un grandioso concurso en una farsa chucuta, como diría mi ilustre amigo el doctor Juan Pablo Pérez Alfonzo, en donde se adjudica el premio a la machimberra, sin respeto de quien da nombre al concurso ni de quienes participan en él.
“Hay signos muy dicientes, que podrían servir de prueba fehaciente a la anterior afirmación. Resulta físicamente imposible que el ilustre jurado seleccionado para la escogencia de la obra premiada, pueda leer, en el lapso de tres meses “90 días” un número de 120 obras presentadas. Si, en promedio, cada una de dichas obras suma unas trescientas páginas, tendríamos que el acervo arrojaría 36.000 hojas impresas. Dividida esta cantidad entre los 90 días que representa el lapso de tres meses, tendríamos que los caballeros del ilustre jurado, necesitarían leer la friolera de cuatrocientas páginas en jornadas diarias…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada