lunes, 7 de octubre de 2013

Identidad entre Bolívar y el Quijote

C5TOPICOS2
En una conferencia dictada en la Biblioteca “Rómulo Gallegos”, el 15 de diciembre, el profesor de literatura hispanoamericana, Carlos Camacho Gómez, estableció una identidad entre Bolívar y el Quijote, señalando que ambos son eternos, de todos los tiempos y de todos los hombres.
         El Quijote es símbolo literario universal del hombre que lucha contra todo por un ideal y Bolívar un símbolo real de este sentimiento.  Bolívar es un Quijote cuando lucha y se da entero por un ideal, cuando sucumbe y del suelo se levanta porque tiene una fe totalmente fortificada por la seguridad de los hechos que van a acontecer.
         Camacho profundizó sobre la vida y la obra de ambos personajes.  De Bolívar, desde que era un dandy acaudalado que imponía la moda en España hasta que se encuentra con Humboldt y le abre los ojos sobre la América que hay que independizar pasando por su admiración y rechazo a Napoleón, hasta el Bolívar profeta, genio y emancipador de América.
         Al hablar del Quijote, expresó el profesor Camacho que Cervantes lanzó al mundo su obra como un símbolo, pero ésta no fue comprendida por las generaciones primeras porque Cervantes era un adelantado de su tiempo como lo fue Bolívar.  Los utilitaristas, aquellos que creen que la fortuna sólo radica en una cuenta bancaria o en el crédito económico que se tenga en el comercio, critican mucho al Quijote cuando se lanza hacia los molinos de viento porque dicen que ese hombre que no puede distinguir entre un molino y un gigante, es un idiota, un loco.
         Don Quijote salió como Bolívar en busca de la gloria y la gloria salió a su encuentro, por eso el Quijote como Bolívar son eternos, nunca mueren.  Bolívar, luchó, lo desterraron, lo metieron preso, atentaron contra su vida y sin embargo, estuvo siempre a la cabeza de su ideal porque el genio no descansa, el genio sigue incluso hasta después de la muerte.  Hasta la derrota a Bolívar a al Quijote los hacían grandes.
         Camacho, quien se ausentó ese mismo año (1975) a su tierra ecuatoriana regresó a Guayana de paso en esos días, de la mano de su antiguo amigo Jorge Azis.
         Independiente de la conferencia de Camacho, debemos agregar que el Libertador, al reflexionar sobre la lucha por la emancipación, llegó a decir:  “Jesucristo, Don Quijote y Yo somos los tres majaderos más grandes de este mundo” y eso lo podemos apreciar en el poema “El Libertador” de Diego de Córdoba  “…en una tarde moriría el majadero / sin patria, perseguido y in camisa / como Jesucristo y Don Quijote”.
         Algunos historiadores, incluso, han resaltado el parentesco que al parecer tuvo Bolívar con Alonso Andrea de Ledesma, personaje caraqueño en el que se habría inspirado Cervantes para escribir su famosa novela “Don Quijote de la Mancha”.
         Alonso Andrea de Ledesma  era descendiente de los Palacios de España.  La madre del Libertador era pariente  y por lo tanto el Libertador conectado familiarmente con este anciano de 72 años que murió enfrentando el sólo a los piratas comandados por Amyas Preston pretendiendo conquistar a Caracas. Los piratas lo enterraron con los más altos honores.  Ocurrió el 29 de mayo de de 1595.  Historiadores dicen que don Miguel de Cervantes se inspiró en este anciano.  Cervantes quiso venir a Venezuela al igual que Ledesma, junto a don Diego de Losada, pero tuvo inconvenientes.  Pidió a los que viajaron a Venezuela mantenerlo informado.  Dos años después de lo que ocurrió en Caracas con Ledesma, escribió estando preso la primera parte de Don Quijote de la Mancha..


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada