viernes, 6 de septiembre de 2013

El Busto de López Contreras


En enero de 1974, un busto del General Elea­zar López Contreras fue ins­talado en el Patio Central del Cuartel de la Guardia Na­cional con sede en Ciudad Bo­lívar.
Por encargo del capitán Calixto Morales, delegado para esta misión por las autoridades competentes, el artista, Asdrúbal Melén­dez, procedió a realizar esta obra que describe la efigie del ilustre venezolano.
El bus­to mide ochenta centímetros y fue fundido en bronce, por Mario Gio, quien con anterio­ridad tuvo a su cargo la fundición de un busto de Rómulo Gallegos, también obra de Asdrúbal Meléndez que fue erigido en el patio de la Biblioteca que lleva su nombre en la misma Ciudad Bolívar.
Asdrúbal Meléndez, artísticamente muy bien representado en Ciudad Bolívar con estas dos obras  de Gallego y López Contreras,  es un personaje multifacético.  No sólo se conoce como escultor, sino como pintor, cineasta actor y poeta. 
Desde su adolescencia, Asdrúbal Meléndez emprende lo que es el inicio de su carrera artística al realizar estudios de arte en reconocidas escuelas del país y, posteriormente, servir de maestro y profesor de apreciación artística, diseño, dibujo, escultura, escenografía y actuación en varias instituciones. En 1965 viajó a Checoslovaquia a estudiar escultura en la Academia de Bellas Artes de Praga.
Su vasta experiencia le ha dado la oportunidad de haber sido director de escenografía en más de veinticinco piezas teatrales y más de cinco películas venezolanas. En su faceta de actor, Asdrúbal Meléndez, ha participado en más de sesenta películas y numerosas obras de teatro.
Como poeta, tiene una importante obra publicada en revistas y diarios, además del libro de poemas litografiado, ilustrado con dibujos, titulado Cadencias de Baal La Lluvia. Actualmente tiene en proceso de impresión una antología poética contentiva de cuatro libros: Mi Hormiga de Cobre, Eros y la Rosa, Cartas Divinas y Huella de un Amante.
En su oficio de escultor y pintor, ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales en diferentes instituciones educativas, galerías y salones de arte del país. En su honor se han creado grupos y escuelas de teatro, salas de cines, festivales de teatro y cortometrajes.
Como vemos, una de las peculiaridades de Asdrúbal Meléndez, es su la­boriosidad y la diversificación en el abordaje de distintas áreas de la creación artística, que si bien afines, requieren en el orden técnico resolucio­nes distintas y singulares.
Asdrúbal Meléndez al encargarse de la escultu­ra del General Eleazar López Contreras, observó según confesara, que los patrones de realización y de concepción de la obra no eran muy amplios. Se trataba de producir un busto al estilo tradicional de este tipo de obras y en esos parámetros se efectuó el bus­to. Cierta exactitud casi foto­gráfica y el sentido de perma­nencia histórica del personaje en un rostro de gran sereni­dad, tesón, voluntad, discipli­na y republicanismo.
Poco quedaba a la imagina­ción intrínseca del artista, ya que no estaba prevista una in­terpretación personalista del creador, en el aspecto de di­vagaciones de orden simbólico o audacias de carácter imagi­nativo o técnico. Todo se pen­só, solicitó y realizó dentro de los cánones habituales y es en este aspecto que Asdrúbal Meléndez entregó la obra que  como monumento interno es posible apreciar, incluso desde afuera a través de la cerca, en  el Patio de Honor en el Cuartel de la Guardia Nacional, en Ciudad Bolívar.

Es difícil saber en qué área  de la creación plástica se quedará Asdrúbal Meléndez, con permanencia exclusiva. Lo más probable es que siga desarrollándose dentro de la di­versificación, tan de su agra­do, y dentro de la cual siem­pre es posible esperar sorpresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada