sábado, 14 de septiembre de 2013

Bauxita en Delta Amacuro



En la región más escarpada e inaccesible de Delta Amacuro y parte del escudo guayanés, en zona de espesa vegetación, rodeada de caños y poco conocida, fueron localizados en 1976 posibles yacimientos de bauxita que estaban siendo sometidos a exploración y estudio por la Corporación Venezolana de Guayana.
Hasta los momentos (1976), los estudios hechos en la zona daban resultados favorables y se estimaban que pudieran ser importantes desde el punto de vista de la explotación económicamente rentable.
La importancia de estos descubrimientos lo significa el solo hecho de considerar que la bauxita es fundamental para la obtención del aluminio y las únicas plantas de alto potencial industrial que existen en el país, están ubicados precisamente en la región que la CVG somete a estudios.
Desde 1944 en el Ministerio de Fomento se tenía alguna información sobre la posibilidad de existencia de bauxita en la zona Delta Amacuro. Se hicieron exploraciones en el Cerro Bauxa.
De esta región se abarca parte de Delta Amacuro, Bolívar y la zona en reclamación del Esequibo, no existía hasta el presente una cartografía fidedigna, la cual pudo, hacerse, a partir de las expediciones y fotografías organizadas con motivo de esta investigación.
La escasez de población y la ausencia de vías de comunicación terrestres, ha hecho de esta región una de las menos conocidas en Venezuela.
La formación de Jota-Joco (Monte de Arena), según la denominación de los Guarao, permitió a Alberto Sarmiento, geólogo, y Ratmiroff, de la CVG, organizar las exploraciones que se inició a partir de lateritas que dieron buenas pistas.
Por primera vez, ambos exploradores usaron en sus trabajos fotografías aéreas que son procesadas por métodos no usados antes en Venezuela y que permiten mejorar escalas, ninguna distorsión de planos y la ubicación de zonas concretas para explorar.
Hasta los campamentos base, los investigadores pueden movilizarse en lanchas de motor, pero a medida que la penetración avanza, por caños se estrechan y solo es posible transitar en curiaras.
En toda el área la única población es Curiapo, unos cien palafitos y caseríos de obreros de la fábrica de Palmito. La población es predominantemente indígena; coexisten allí guaraos, guaraunos, caribes, guacos y amerindios.
En ese entonces se trabajaba en perforaciones de unos treinta metros de profundidad. Todo el material se estudiaba y se procesaba, fundamentalmente para la evaluación neoeconómica de los yacimientos.
Aparte del valor que pueda tener esta prospección de bauxitas en la región, se estaba estudiando, con grandes posibilidades de éxito.
Los yacimientos de bauxita se hallan actualmente ubicados en las regiones de Upata, Nuria, Los Pjiguaos.  La explotación de bauxita en Venezuela comenzó en 1987, en la Serranía de Los Pijiguaos, a cargo de Bauxiven, empresa filial de la Corporación Venezolana de Guayana (C.V.G) La producción en 2001 se situó en 4.584 miles de toneladas métricas.
A partir de la Segunda Guerra Mundial, se inició la búsqueda de Bauxita, tanto por parte del Gobierno Nacional, como por compañías particulares. En mayo de 1951, se descubrió el primer yacimiento de Bauxita de relativa importancia: el cerro El Chorro, localizado en Guayana, lo cual dio motivo para declarar los cinco Distritos más orientales del Estado Bolívar como Zona de Reserva Nacional para las menas bauxíticas.
Los depósitos de Bauxita y lateritas alúminicas en Venezuela, están todos asociados con niveles de laterización de rocas graníticas y de carácter básico del Estado Bolívar, especialmente gabros y diabasa..
Cinco áreas presentan acumulaciones de Bauxita y lateritas alumínicas, y son: Upata, Nuria, región de los Guaicas, Sur de la Gran Sabana  y Santa Elena de Uairén. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada