jueves, 28 de noviembre de 2013

Origen Primario del Diamante


Dos profesores, uno del Instituto de Geociencias de la Universidad de Sao Paulo y otro de la Escuela de Geología y Minas de la Universidad de Oriente,  dieron a conocer en el mes de julio de 1975, los resultados de una investigación  sobre el origen primario de los diamantes que se producen en Guayana.
         Los doctores Darcey Pedro Svisero, de Brasil, y José Baptista Gomes (en la foto), de Venezuela (en la foto), presentaron un trabajo concluido en el cual demuestran que los diamantes de Guayana, al menos los de Quebrada Grande, en el Guaniamo, tienen el mismo origen de los que se producen en el África y Liberia.
         El doctor Darcey Svisero utilizó los laboratorios de la Universidad de Indiana para llegar a sus interesantes conclusiones, las cuales dio a conocer a los profesionales y estudiantes de Ciencias de la Tierra durante una hora de conferencia en el Auditorio del Museo de Geología y Minas de la UDO.
         Haciendo un esfuerzo por hacerse entender en su lengua lusitana, el profesor de la Universidad de Sao Paulo dijo que en las muestras de diamantes recogidas en el Guaniamo, encontró inclusiones singenéticas de olivino, piropo y otros elementos cuya                                         paragénesis es semejante a la de los diamantes del sur de África y Rusia, provenientes de kimberlitas o rocas ultrabásicas.
         Durante ese año la producción diamantífera del Río Guaniamo se incrementaba de manera tal que el doctor Roberto León Chuecos, comisionado del gobierno central para los asuntos de las minas, propuso la creación de un Banco del Diamante en Caracas con sucursal en Ciudad Bolívar y centros de producción.
La Cámara de Comercio, entonces presidida por el doctor Andrés Bello Bilancieri, respaldó la idea, pero objetaba que la misma  contradecía la política de descentralización del Gobierno al pretenderse a Caracas como sede principal de dicho Banco del Diamante.
Las primeras empresas que se constituyeron en Venezuela con el objeto de explorar y explotar nuestras riquezas diamantíferas fueron; la Compañía Anónima Minera de Diamante El Pao y la Compañía Anónima Santa Bárbara, las cuales iniciaron sus actividades en 1937. Otras em­presas pioneras fueron el Sindicato del Caroni y la C.A. Minera y Comercial y, posteriormente, la Compañia Venezolana del Diamante.
Las concesiones otorgadas para la explotación del diamante abarcan una superficie de 6.217 hectáreas y dentro de la zona de reserva nacional para la explotación de este mineral, formada por el Territorio Federal Ama­zonas y toda la parte del Estado Bolívar situada al sur del paralelo 6°se decretaron áreas de libre aprovechamiento.
La producción del diamante en Guayana, se obtiene en su tota­lidad por este sistema, en zonas declaradas corno tales por el Ejecutivo Na­cional, con el fin de amparar la explotación que hacen los mineros ambulan­tes, debido a que las compañías concesionarias están paralizadas desde hace tiempo.
Hasta el momento, en la producción venezolana de diamante, se pueden distinguir 4 periodos. El primero, desde 1937 hasta 1945, en el cual el promedio de la producción se mantiene en unos 18.000 quilates por año. Desde 1946 hasta 1955, se nota una tendencia de crecimiento en la producción. Entre 1956 y 1960, la tendencia es más bien a la baja y finalmente, desde 1961 hasta nuestros días, en que la producción aumenta de nuevo, hasta llegar, en 1970, a la cifra récord de 508.661 quilates.
Por ser la explotación del diamante un aspecto de la economía nacional que puede adquirir enorme importancia, el Ministerio de Minas e Hidrocarburos consideró en esa ocasión conveniente iniciar el Programa del Diamante, a fin de lograr una definición certera de la potencialidad de ese recurso mine­ral.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada