martes, 26 de noviembre de 2013

Museo Geológico y Minero


El 17 de junio de 1973, sin muchos afanes publicitarios ni afectados protocolos, abrió sus puertas el Museo Geológico y Minero de Guayana en Ciudad Bolívar, cuyo interior es un mundo fascinante de muestras de toda la riqueza mineral de la tierra.

Más de dos mil muestras de minerales, rocas y piezas mecánicas relacionadas con su exploración, prospección y explotación, distribuidas estéticas y técnicamente en cuatro secciones, puede observar el visitante en una antigua casa de huéspedes convertida por obra y mérito del profesor José Baptista Gómez  (en la foto), en un museo.
Vivo y dinámico, concebido para el trabajo, la investigación, el conocimiento y la divulgación de los elementos mineralógicos de la Tierra, vino a cristalizar cuatro años después de haber sido lanzada la idea. En él, estudiantes y el común de la gente encuentran una lección permanente con todo lo vinculado con la Ciencia de la Tierra y los recursos no renovables.
El museo creado por resolución del Núcleo Bolívar de la Universidad de Oriente en marzo de 1971 con el visto bueno del Rectorado, contó con la extraordinaria colaboración de las empresas petroleras, del hierro y el acero, casas comerciales y entidades públicas.
La estructura técnica del Museo Geológico y Minero de Guayana fue concebida a base de salas de exhibición, oficinas, taller de preparación de muestras, dispositivos de instalación, de conservación y un auditorio de conferencias y proyección audiovisual de documentales científicos e industrial.
El desarrollo de las instalaciones está concentrado en el Campo Norte de La Sabanita y utiliza como unidad inicial -primera etapa- la llamada “Casa de Huéspedes” que cuenta y exhibe las colecciones básicas necesarias repartidas en Sección de Mineralogía y Petrología, Sección de Paleontología y Geología Histórica, Sección de Minas y Sección de Recursos Minerales de Venezuela.
Desgraciadamente el doctor José Baptista Gómez, fundador del Museo e investigador sobre el génesis de nuestras piedras preciosas, fue víctima mortal en Caracas, de la delincuencia que asedia y asecha impunemente a la Venezuela actual.
La idea de un museo en la Escuela de Geología y Minas de la Universidad de Oriente venía desde muy atrás Según el doctor Baptista, la semilla fue sembrada en los primeros albores de la creación de la UDO. Lo que pasa es que ideas como ésta son siempre de gestación larga y sólo vino a germinar años más tarde, el 16 de diciembre de 1969, fecha en que por resolución del Consejo Directivo de la misma Escuela lo nombró como organizador del Museo Geológico y Minero de Guayana.
Laborioso y duro fue el esfuerzo para abrir paso a una idea que parecía haber nacido sin la obligación de marchar a prisa sino lentamente. Sin embargo, como todo esfuerzo conlleva a tener éxito, logró por resolución de la Dirección del Núcleo del 22 de marzo de 1971, con la recomendación del ciudadano vicerrector Administrativo y con el visto bueno del ciudadano rector, convertir la llamada “Casa de Huéspedes” como local de exhibición de la primera muestra del museo. Finalmente, para el año de 1972, se otorgó un pequeño presupuesto que, juntamente con algunas donaciones y la colaboración de prestación de servicios no remunerados, permitió hacer realidad este viejo proyecto.
La obra, aunque no lo parezca, involucró un esfuerzo paciente y absorbente, una labor en fin tan fácil de criticar como difícil y compleja de realizar, toda vez que por razones de su propia índole es muchas veces una labor de convencimiento.
En ciertos casos el doctor Baptista se cuidó de que las palabras no pesaran demasiado a la hora de reclamar o exigir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada