miércoles, 20 de noviembre de 2013

Los túneles de Ciudad Bolívar


El Casco urbano de Ciudad Bolívar, al igual que El Callao, estaría atravesado por túneles.  Estos en razón de la explotación aurífera y aquéllos por razones de guerra y persecución política.  Lo cierto es que  los de El Callao están plenamente localizados y debidamente registrados en mapas y planos, pero los del centro urbano de Ciudad Bolívar siguen siendo un misterio que estuvo a punto de ser revelado.  Al menos eso fue lo que se propusieron en 1974 el arquitecto Rubén Aguirre y el médico arqueólogo  Eduardo Jahn M.
         Efectivamente, en marzo de 1974 en plena transición del Gobierno del arquitecto Manuel Garrido Mendoza al del doctor Domingo Álvarez Rodríguez, el diario El Nacional de Caracas, a través de su corresponsal en la capital del Orinoco, informó que Se había  descubierto que en el empinado casco bolivarense está cruzado por largos túneles que datan desde los tiempos de la Colonia,
Las bocas de los túneles  habrían sido selladas no se sabe en qué fecha y localizadas en 1974: dos en el alto muro de la Plaza Bolívar, con salidas al altar mayor de la Catedral, a la Gobernación, Cárcel vieja, puerto de Blohm y antiguo Capitolio.
El descubrimiento lo hizo el arquitecto Rubén Aguirre, co­misionado por el Gobierno para la restauración de la Catedral y otros inmuebles coloniales de la ciudad. La pista de los túneles la dio una galería subterránea des­cubierta por niños que jugaban en una vieja casa abandonada de la familia Maestracci, descen­dientes de corso que se instala­ron aquí a fines del siglo diecinueve.
Juan Fajardo (en la foto), un obrero del MOP, sirvió de guía para el levantamiento de los pre-planos de los túneles que él dice recorrió a la edad de doce años con una pandilla de muchachos.
Fajardo aseveró que los túneles tienen trampas y que algunos de ellos fueron utilizados por políticos perseguidos de la dicta­dura de Juan Vicente Gómez y más tarde de la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez..
En la limpieza de la entrada del túnel que se halla a partir de un sótano de la antigua casa de los Maestracci fueron halladas bote­llas con la inscripción "Patente" que datan de la época y que se­gún el Dr. Eduardo Jahn en ellas envasaban diferentes tipos de licores importados de Europa.
Por lo menos unos cinco kiló­metros de túneles atravesarían el viejo casco angostureño y los mismos, al parecer, fueron construidos por los españoles cuando se inició la guerra por la Independencia.
El arquitecto Rubén Aguirre prometió en esa ocasión que tan pronto contara con recursos y equipos adecuados se propondría una exploración dete­nida de los túneles con la idea de precisar su historia y ponerlos en condiciones para ser presentados a los visitantes como atractivo turísti­co.
Los gobernantes que han sucedido al arquitecto Manuel Garrido Mendoza no han querido hasta ahora respaldar el proyecto.  Estarían entre los escépticos que creen se trata de un invento o leyenda alimentada por la fantasía novelesca, similar a la que se ha venido tejiendo con relación a una hidra de siete cabezas que mora debajo de la Piedra del Medio.
Donde de veras existen túneles, hechos por mineros a fuerza de ploga, barra y dinamita, en seguimiento de las ricas vetas auríferas, es en El Callao. Alrededor de medio centenar de túneles pasa sin cruzarse por debajo de las típicas y livianas viviendas del pueblo.
Galerías subterráneas bastante profundas comunican  un poblado con otro y tienen longitudes hasta de cinco kilómetro como en el caso del túnel que comunica a El Callao con el campamento minero El Perú.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada