jueves, 14 de noviembre de 2013

Las abejas asesinas

C5TOPICOS2
En abril de 1976, un enjambre de abejas asesinas, procedente del Brasil, atravesó la frontera hacia territorio venezolano.  El apicultor Francisco García, en sus tierras de El Paují, cerca de Santa Elena de Uairén, capturó varias y para comprobar si en realidad correspondían a las que se escaparon del Instituto Experimental de Sao Paulo hacía tres años, las envió a la Universidad de Kansas, Estados Unidos, donde el Rector R. Taylor, comprobó que en realidad eran las temidas abejas africanizadas.
         El profesor M. Stejskal, director del Apiario de la UDO en Jusepín, dijo que las abejas africanizadas tienen una longitud de 10 a 11 mm y parecen más pequeñas que las abeja domésticas nuestras importadas de Europa que miden de 12 a 13 mm.
         Las abejas africanizadas, parecen también más delgadas y atacan solamente si las personas o animales se acercan a menos de 30 metros de su nido.  Si en una población penetran y se alojan en un árbol hueco, en una ranura de la pared o en un nido de comejenes abandonado, se deben dejar tranquilas durante el día y quemarlas con una antorcha cuando oscurezca.
         El  profesor Stejskal explicó que la causa de la agresividad de este tipo de abejas también llamadas “brasileñas”, es un ejemplo de atavismo, un recuerdo  sobre el pasado cuando los habitantes del África quemaban abejas “adanfonii”  con antorchas para aprovechar su miel.  Las abejas africanizadas temen que las personas que se acercan a su nido van a quemarlas y por instinto se defienden con picaduras:
         Aparte de personas, atacan también a los animales: gallinas, cerdos, ovinos y caprinos y estos animales por lo general perecen..  Las vacas y caballos son más inmunes pero quedan con fiebre durante quince días. La enorme dosis de veneno puede causar la muerte a la persona si no se le aplica a tiempo los “primeros auxilios”.
         Las abejas asesinas, también llamadas “africanizadas”  por ser el producto de un cruzamiento de la sub especie natural africana  Apis melífera scutellata  con abejas domésticas pertenecientes a varias sub especies  de A. melífera  y han sido calificadas como las abejas más peligrosas del planeta.
         Sin embargo, el director del Apiario de la UDO en Jusepín, M. Stejskal logró amansarlas tan pronto salieron de Ciudad Bolívar e hicieron su entrada en territorio monaguense.  El profesor Stejskal dijo que eso fue posible al intentar un cruce  con la Adis Melífera Carnica de Austria.
El profesor de la UDO, de na­cionalidad checa y con 25  años en Ve­nezuela, venía haciendo estu­dios sobre los progresos de la abeja africanizada en Venezue­la.
El Apiario de la UDO importa tres reinas carnica cada dos años de Austria, especie que se halla aclimatada en Venezuela des­de 1954. Se trata de una abeja muy mansa hasta el punto de que una colmena de la especie con paredes de vidrio fue ex­puesta durante tres días en la Feria del Orinoco a. la vista del gran público sin que llegaran a atacar a sus visitantes. Son muy producti­vas, además, de mansas, con un promedio de 80 a 225 kilogramos de miel por año.
Las australianas son tan mansas que hasta cruzadas con africaniza­das son soportables como ya ha ocurrido en Apiarios del Paují en Santa Elena de Uairén.
La UDO ha ven­dido reinas a apiarios de El Ti­gre, Puerto La Cruz y Bilbao en España.

La abeja asesina o africani­zada entró a Venezuela desde el Brasil dividida en  dos corrientes, una negra menos grande y me­nos agresiva y otra de color amarillo, más agresiva y un po­co más grande aunque a veces también es pequeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada