domingo, 24 de noviembre de 2013

La Sub-Región de Imataca


Fundaminas de la Universidad de Oriente, dio a la luz un importante libro (30X22) de 370 páginas, contentivo de los resultados de un estudio sistemático de exploración e investigación realizado durante los años  1965-1997,  por los profesores José Herrero Noguerol y  Guillermo Tinoco M,  con la asesoría jurídico-legal de la abogada Ana Rosa Fernández.
         El Libro bilingüe (español-inglés) calzado con el nombre “IMATACA, Tierra dorada, siempre verde” es una macro visión, técnica y científica, de esa inmensa región que cubre buena parte de los estados Bolívar y Delta Amacuro en una extensión de 36.448,99 kilómetros cuadrados.
         Patrocinado por el gobierno del Estado Bolívar en tiempos de Jorge Carvajal Morales y prologado por el botánico Leandro Aristiguieta, este libro nos sumerge en el conocimiento de una realidad geográfica muy nuestra, eminentemente abundante en agua, de hecho “Imataca” que es voz indígena traduce eso:  “tierra donde brota el agua”,  pero además muy rica en flora, fauna y otros recursos geológico mineros y etnoculturales.  En síntesis, Imataca constituye un “reservorio de inconmensurables riquezas para la Venezuela presente y del futuro”.
         El libro sostiene que Imataca es la subregión más megabiodiversa de Venezuela:  Miles de especies de plantas botánicamente reconocidas; 275 especies de mamíferos  identificados, 1200 especies de aves clasificadas, 225 especies de reptiles,  180 especies de anfibios.  En fin,  un reservorio genético único, todo un nicho cultural.
         En el tema de la fauna destacan  la Baba, la Guacamaya, el Mono Titi, el Gavilán de manglares, el Caimán del Orinoco y el Morrocoy montañero.  Poseedora de especies únicas de fauna como el Águila Harpía, la más poderosa y grande  de las aves de su especie,
         La extensión geográfica de los bosques alcanza un 95 por ciento, de los cuales un 65 por ciento está constituido por árboles con porte entre 5 y 25 metros de altura, una densidad promedio de 75 por ciento,  y en  micro regiones cercanas a los ríos se localizan bosque cuyos individuos alcanzan entre 30 y 40 metros de altura.
         Aunque la sub región ha sido identificada como zona forestal y minera, lo que corresponde a una vocación histórica, tiene otras que no obstante su baja escala de intensidad, es indicativo de la potencialidad como productora de frutos tropicales.
         El potencial geológico-minero está circunscrito al diamante, ilmenita, manganeso, oro, cuarzo y granito.  Las áreas intervenidas por la pequeña minería ejes El Dorado Km 88, Santa Elena de Uairén, Icabarú son objetos de un diagnóstico y a la vez de un plan ambiental de recuperación.
         El 55 por ciento de las reservas forestales de Imataca lo localiza el estudio en Sifontes, por lo que este municipio puede considerarse como un caso representativo del Estado Bolívar en cuanto a su situación geográfica, existencia de grandes potencialidades (biodiversidad, recursos forestales, mineros, hídricos, etnoculturales), lo cual exige una inaplazable ordenación territorial.

“Su heterogeneidad cultural, la movilidad de su población con un asentamiento aún precario, su compromiso emergente como eje de la dinámica futura de Mercosur, y la concurrencia de intereses diversos y de necesarios acuerdos entre las políticas nacionales, internacionales y regionales, son aspectos relevantes que justifican atender con prioridad y decisión su desarrollo sustentable en lo ecológico/ambiental y calidad de vida de sus pobladores considerados integralmente. La localización de la Reserva Forestal Imataca, en su mayor parte ubicada en este Municipio con una superficie otorgada en derechos forestales de 2.292.500 Ha. (12 concesiones). Por otra parte los derechos mineros otorgados por C.V.G. hasta el año 1994 son 257 contratos de encomienda y 91 concesiones mineras por parte del M.E.M., complementan la complejidad de la situación”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada