viernes, 30 de agosto de 2013

El Conde Cattaneo



“El Conde Cattaneo y la querencia de Guayana”, libro de Horacio Cabrera Sifontes, fue presentado y bautizado por Manuel Alfredo Rodríguez, Josefina de Villegas y Tibisay,  hija del autor, el 22 de agosto de 1974.
         El acto tuvo lugar en el jardín de la Biblioteca del Estado donde se erige un busto del Maestro Rómulo Gallegos y luego de un Sainete y homenaje al movimiento teatral Nuevo Grupo que dirigía el dramaturgo venezolano Isaac Chocron.
         Manuel Alfredo Rodríguez, prologuista del libro, dijo en la presentación que esta obra de Horacio Cabrera Sifontes es de una importancia excepcional porque a través de la figura legendaria del Conde Cattaneo, uno de los últimos grandes aventureros que produjo el Siglo XIX, el autor reconstruye la final etapa de fulgor de la epopeya del oro guayanés.
         Reconstruye con fidelidad y sentido de creación artística medio siglo de vida guayanesa partiendo de la historia y la biografía.  Permite conocer una serie de circunstancias que han determinado las características del ser guayanés y de este vasto, apasionante y mágico mundo de Guayana.
         Convino en que la publicación de este libro puede ser el inicio de un esfuerzo de los autores bibliográficos bolivarenses  para tratar de entender mejor a Guayana y a su gente y para hacer obra de arte con los materiales que suministra la acción del paisaje de esta región.
         El Conde Cattaneo, cuyo nombre completo es Antonio Gastón Francisco Giuseppe Luigi Wenceslao Cattaneo Quirin,  falleció el 29 de junio de 1970 en Caracas, a la edad de 90 años.  Era nativo de Pravia y ostentaba  títulos de Conde de Serrano, licenciado en filosofía y letras, ingeniero,  militar de carrera, Jefe de Caballería en Italia y Capitán de Cosacos en Liberia.  Llegó al Orinoco a comienzos del Siglo XX y su vida de guerrero y aventurero más intensa la vivió en Guayana en tiempos de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez. .
          Un misterioso hecho de sangre ocurrido en el Palacio Real de Quirinal le sustrae a la corte de  los Saboya y se lanza a la aventura por los caminos de América.  Visita Argentina, Brasil, Bolivia, Perú, Estados Unidos y de regreso por México y Centroamérica se encuentra en el puerto de Corinto con las fuerzas del General Santos Zelaya que retornaba a la Presidencia de la República de Nicaragua.  Se agrega a ellas y por sus habilidades llega a ser General de Brigada de aquel país.
         En 1907 llega a Venezuela por Puerto Cabello y Cipriano Castro que tiene noticias de él lo conoce y lo convence para que preste sus servicios a la armada de Venezuela.  Su aventura en Venezuela comienza desde entonces como jefe de la Artillería de la Goleta Nacional de Guerra “Libertadora”.  En diciembre de 1908 cuando Castro se halla en París con un riñón enfermo y su compadre Juan Vicente es proclamado, el Conde Cattaneo se refugia en Trinidad y de allí penetra al Brasil y después a Guayana. Se ocupa de empresas agrícolas y balateras y de pronto se ve envuelto en el movimiento nacionalista del Mocho Hernández junto con los generales Pedro José Fernández Amparan, Angel Custodio Lanza y Rafael Tovar García.  Fracasado este movimiento, se incorpora a las fuerzas activas del gobierno y ocupa importantes cargos civiles y militares en Guayana, dirige la construcción  de  El Tapón y El Dique de Santa Lucía para defensa de las crecidas del río,  tiempos de Marcelino Torres (1915).  Junto con Fernández Peña desaloja a los ingleses de la Gran Sabana y como funcionario de Obras Públicas inspecciona los trabajos de desecación de la Laguna...


No hay comentarios:

Publicar un comentario