sábado, 13 de julio de 2013

Revuelta de Rupununi


El 2 de enero de 1969 estalló en Rupununi de la Guayana Esequiba, una revuelta armada contra el Gobierno de Forbes Burham, primer ministro guyanés y tras su fracaso, unos  350 comprometidos se refugiaron en Santa Elena de Uairén de los cuales 180 (parte de ellos en la gráfica) trasladados a Ciudad Bolívar con el virtual apoyo del Presidente de la República, Raúl Leoni.
Valerie Hart, Harry Hart, Dick Hart Elmo Hart, Teddy Melville, Averell Melville, Harold Melville, y Maurice Mitchell,  comandaron aquella revuelta estallada días después de las elecciones del 68 perdidas por AD y ganadas por el líder copeyano Rafael Caldera y que virtualmente pretendía contribuir a que Venezuela recuperara definitivamente toda la zona esequiba en reclamación.
La revuelta estuvo planteada en principio por el problema de tenencia de la tierra.  Los promotores del levantamiento tenían más de 20 mil cabezas de ganado pastando en tierras de Lethem además de las casas, cultivos, equipos rodantes, todo lo cual se perdió por la aventura que al final no condujo a nada.  La intención inicial era la de reubicarse en tierras brasileñas y en ese sentido habían escrito al gobierno del vecino país, pero el Gobierno de Leoni tuvo conocimiento de la situación y le hizo una oferta a través de Orlando García Vásquez que posteriormente discutieron directamente en Caracas con el gobierno.
El gobierno venezolano le prometió que si se ponían al lado de Venezuela su situación mejoraría porque no sólo les darían los títulos de las tierras que Burham les negaba sino créditos, facilidades, mercado y autonomía política. Todo iba bien hasta dos días antes de la Revuelta que los líderes fueron convocados a un hato fuera de Santa Elena por Orlando García y el Teniente coronel Yépez Daza, quienes a nombre del Gobierno pretendían que los comprometidos aplazaran el alzamiento, lo cual les resultaba imposible por lo limitado del tiempo.  De manera que estalló la revuelta con los resultados ya sabidos.
Los amerindios, habitantes de la Guyana Esequiba, eran considerados en Georgetown ciudadanos de tercera categoría, según el punto de vista de Burell Melville, “cattle rancher” llegado a Ciudad Bolívar huyendo de la persecución del Gobierno de guyanés.
Los comprometidos en la revuelta, de Rupununi, una vez en Venezuela en calidad de refugiados, fueron alojados en  viviendas construidas y que estaban a punto de ser inauguradas por el gobierno de Raúl Leoni.
Inquirimos a Burell Melville, sentado en una mesa junto con otros compañeros, en el bloque 43 de Vista Hermosa, sobre el comienzo de la revuelta  en la cual participó en Rupununi, y respondió que “es muy difícil de explicar cómo fue el comienzo”. Argumento, sin embargo, que el hecho de sentirse los amerindios gente de tercera clase dentro de la política social económica del gobierno del señor Forbes Burnham, fue motivo suficiente para rebelarse.
         Según Melville, la posición de los amerindios en el territorio Esequibo, era muy difícil, pues  el Gobiernos guyanés desde que comprendió su acercamiento con Venezuela los  persiguió para exterminarlos.
         Estimó que unos ocho mil amerindios viven en la zona y que el Gobierno de Burnham acusó a los rancheros grandes de fomentar la revuelta utilizando a los amerindios. Lo cierto –expresó- es que los amerindios estaban tan descontentos  que no tuvieron problema en alistarse para llevar adelante el movimiento.
         “Pensamos regresar a la tierra Oeste del Esequibo cuando ésta pase a manos venezolanas. Tengo la seguridad, pues la lucha no ha terminado. Nosotros, por circunstancias insalvables estamos aquí, pero en las montañas quedaron grupos de resistencia que se irán gradualmente fortaleciendo hasta lograr la liberación”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario