jueves, 20 de junio de 2013

Monumento a Piar


El 6 de abril de 1968, la Orinoco Mining Company erigió un busto de bronce en el Centro Cívico de Ciudad Piar al prócer de la independencia, General en Jefe Manuel Piar.
            El busto sobre un monumento de mármol con un alma de 1,75 metros de altura se debe al escultor Santiago Poletto Lomberti, nativo de Caracas y quien también modelo las estatuas del Libertador y la del mismo General Piar en Willmstand, Curazao.
            La Gerencia de la OMC acogió favorablemente la iniciativa de la Sociedad Bolivariana de Venezuela para erigir ese busto al General Piar en la ciudad de su nombre (Ciudad Piar), que junto con Puerto Ordaz son las comunidades surgidas del hierro en la Guayana venezolana.
            El Presidente de la OMC, en acto especialmente programado con la participación de un grupo de personalidades de Venezuela y Curazao, pronunció  breve discurso y a nombre de la empresa hizo entrega a la comunidad de este monumento “como homenaje al pasado y en especial al hombre que con tenacidad y valentía luchó por esta región con la cual estamos identificados e integrados…”
            El Presidente de la Sociedad Bolivariana, doctor Luis Villalba Villalba, clausuró el acto afirmando que al Libertador y a Piar los hermanó la muerte y que la justicia histórica borró las querellas y vela por sus nombres como común patrimonio de la gloria.
            Expuso que no estamos en la hora de las desesperaciones y las batallas sangrientas por el logro de la independencia de la Patria, sino de las inquietudes constructivas y las batallas ideológicas y culturales por conquistar para la República el puesto eminente a que tiene derecho en el seno de las naciones civilizadas.
            Villalba Villalba resumió las proezas de Piar que culminaron con la batalla de San Félix y la liberación de Guayana, sólido eslabón en la expansión de las operaciones militares para finalizar con este el juicio de José Nucete Sardi, según el cual  “Piar, ciego en su deseo de mando, fue faccioso contra el Jefe Supremo, mas nunca contra la Patria”.
            El primer monumento levantado a Manuel Piar lo decretó el Presidente del Estado General Manuel González Gil en 1895 y fue erigido a la orilla del Orinoco en San Félix
 Y el discurso de inauguración estuvo a cargo de Tomás Ignacio Potentini, a quien luego los bolivarenses verían con el título de General participando en el Estado Mayor del General Nicolás Rolando en la Batalla  de Ciudad Bolívar, última de la Guerra Libertadora  contra las fuerzas gubernamentales de Cipriano Castro,
            El monumento, consistente en una columna de cemento romano, coronaba en sus catorce metros con un busto del héroe de Chirica, modelado por el escultor Rafael de la Cova y vaciado en marmolina (cemento con polvo de mármol) por Ricardo Julio Carera.
            La inauguración tuvo lugar el 11 de abril de 1895.  Del discurso de Potentini y de su estada convertida en leyenda se recuerdan estas dos frases que nos trasmitió desde El Tigre el colega Gustavo Adolfo Perdomo: ¨Señores: en este acto estoy representando a mi amigo el general Manuel González Gil, mas no al gobierno¨
            Potentini no quería nada con el Gobierno de Crespo, simplemente lo toleraba.  De allí esa frase al iniciar su discurso en homenaje a Piar, héroe al que consideraba tan brillante como el Libertador  y que lo llevó a proclamar en medio de aplausos encendidos:
             ¨Bolívar y Piar fueron dos soles y privó la circunstancia de que debía quitarse uno para que brillara el otro”

            Estatuas pedestres de Piar se hallan en Santa Elena y Plaza Mayor  de San Félix.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada