miércoles, 19 de junio de 2013

Francisco de Guruceaga Iturriza

Centenares de feligreses católicos tributaron extraordinario recibimiento a Monseñor Francisco de Guruceaga Iturriza, designado por Su Santidad  el Papa Paulo VI, Obispo de la extinguida Diócesis de Villa del Rey y Auxiliar de la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar.
            Monseñor Guruceaga  Iturriza llegó a las seis de la tarde del 25 de mayo de 1967, y la misma abigarrada multitud que lo recibió en el aeropuerto se desplazó en solemne desfile hasta la Plaza Bolívar, contigua a  la Catedral, donde en un altar improvisado se celebró la ceremonia de ritual
            A su llega al aeropuerto,  Monseñor recibió del Presidente del Concejo Municipal, doctor Carlos Hernández Acosta, las llaves de la ciudad y expresó que tal acción era para él motivo de profundo gozo. 
            Por su parte, el Arzobispo Crisanto Mata Cova, al recibir las Bulas del Obispo auxiliar expresó suma complacencia en poner en sus manos la Vicaría General y Proveeduría de la Arquidiócesis con todos los derechos y facultades concedidos por el Derecho Canónico y le suplicó que fuera la Zona del Hierro el centro de sus preocupaciones pastorales.
            Los actos de recibimiento coincidieron  con los rituales del día de Corpus Christi.  A la toma de posesión de Monseñor de Guruceaga Iturriza asistieron Monseñor Juan José Bernal, Arzobispo de Los Teques; Monseñor  Luis Eduardo Henriquez, Obispo Auxiliar de Caracas; Monseñor Constantino Maradey Donato, Obispo de Cabimas; Monseñor Francisco Iturriza, Obispo de Coro; Monseñor Marcial Ramírez, Obispo Auxiliar de Barquisimeto; Monseñor Mariano José Parra León, Obispo de Cumaná, Monseñor José Antonio Ramírez, Obispo de Maturín, Monseñor José Ángel  Polachini, Obispo de San Fernando de Apure y Monseñor Constantino Gómez Villa, Vicario Apostólico de Santa Elena Uairén.
            Nacido en Valencia en 1930, Francisco de Guruceaga Iturriaza fue preconizado Obispo en 1967 por Su Santidad el Papa Juan Pablo VI y destinado a Ciudad Bolívatr.
            Su educación la empezó en el Colegio La Salle. Estudió Derecho en la Universidad así como Filosofía y Teología en Roma. En 1958 obtuvo el doctorado en Derecho Canónico en el Pontificio Ateneo “Angelicum” en Roma con una tesis sobre “La Personalidad Jurídica de la Iglesia en el Derecho Positivo Venezolano”. En la Universidad de Navarra obtuvo la Licenciatura en Periodismo. Trabajo en “Nuestro Tiempo”, revista de cuestiones actuales así como también en otras publicaciones españolas y latinoamericanas.
            Monseñor de Guruceaga, antes de llegar a Ciudad Bolívar como Obispo Auxiliar, había sido guía espiritual de Caracas, Maracaibo, Barquisimeto y en su propia tierra Valencia.
            Como Obispo auxiliar, centró su trabajo en Ciudad Guayana, en la zona del hierro, donde atendía graves problemas sociales y religiosos.  Lo que llamaban entonces Distrito Municipal Caroní tenía una población de 150 mil habitantes y se erigía como un emporio industrial al que se debía prestar atención espiritual con cierta autonomía, independiente de Ciudad Bolívar. Comenzó a plantearse desde entonces la idea de desmembrar la zona mediante la creación de una nueva diócesis.
Monseñor de Guruceaga, quien junto con el Arzobispo era partidario de esa idea, se hallaba en Caracas en noviembre de 1971 presentando en la Conferencia Episcopal un trabajo referido a esa zona sobre “Familia y Demografía” cuando recibió la noticia de su designación como Obispo de la recién creada Diócesis de la Isla de Margarita, en esa ocasión lo entrevisté y me manifestó su sorpresa sin ocultar su emoción “tanto por los vínculos espirituales que me unen con la Isla, a través de sacerdotes ilustres nacidos allí como por el profundo afecto que siempre ha sentido por los pescadores, especialmente los de Macanao y San Pedro de Coche, de donde creo son los verdaderos margariteños.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada