lunes, 18 de febrero de 2013

Tres Obispos venezolanos nacidos en Guayana


B1Topicos
Con la consagración de Monseñor Ángel Francisco Caraballo Fermín (en la foto), se completa el trío de obispos venezolanos nacidos dos en Ciudad Bolívar y el tercero en Puerto Ordaz. El primero fue Monseñor Ramón Isidro Lizardi seguido después por Monseñor Constantino Maradey Donato.
Ramón Isidro Lizardi, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas y Vicario General de la misma, murió a los 61 años de edad, el 31 de julio de 1972. Nació en Ciudad Bolívar en 1911. Coronel asimilado del Ejército, cuya jefatura del Servicio de Capellanía ejerció desde 1947. Camarero Secreto del Papa y Orador Sagrado de la Iglesia. Se ordenó de sacerdote el 26 de mayo de 1934 después de estudiar en el Seminario Interdiocesano de Caracas y en la Universidad Gregoriana de Roma. Párroco Provincial de Maturín en 1946, trasladado a Caracas en 1956. Consagrado Obispo en la Catedral de Caracas y Auxiliar de la Arquidiócesis por decisión del Papa Pío XII, Fue consagrado obispo auxiliar el miércoles 5 de agosto, Día de la Asunción, de 1956. En esa memorable ocasión, Guayana le obsequió a través de Tefa Credecio y Ana Luisa Contasti un pectoral y un anillo confeccionado con oro extraído de las tierra del Yuruari.
El domingo 31 de enero de 1965, día señalado para el acto solemne de la coronación canónica de la Virgen de Belén en el estadio Fermín Landaeta de Maracay, le tocó cantar las glorias a la Virgen. Allí entonces se dio cita una inmensa multitud de fieles, calculada en 30.000 personas, con asistencia de 13 prelados, presididos por el Eminentísimo Cardenal José Humberto Quintero, Arzobispo de Caracas y Monseñor Luis Dadaglio, Nuncio Apostólico de Su Santidad, y la presencia del doctor Escovar Salom, ministro de Justicia y delegado especial del Dr. Raúl Leoni, Presidente de la República.
Monseñor Ramón Isidro Lizardi falleció en Caracas a las 7:00 de la mañana en el Hospital Militar, a los pocos días (17 de julio de 1972) de haber sido designado por el ministro de la Defensa en calidad de Director del Servicio de Capellanía, para integrar, junto con el Consultor Jurídico del Ministerio de la Defensa, Dr. Germán Balda Cantisani, la Representación del Despacho en la Comisión Interministerial que se ocuparía del estudio y redacción del Proyecto de Convenio con la Santa Sede relativo a la creación del Vicariato Castrense.
Monseñor Constantino Maradei, nació en Ciudad Bolívar en 1915. Siendo Vicario de la Catedral de Ciudad Bolívar, fue consagrado Obispo en 1965 por el Cardenal José Humberto Quintero en Caracas, recién creada la Diócesis de Cabimas hacia donde lo había destinado su Santidad. De suerte, que fue fundador de esta Diócesis levantada en tierra caliente y petrolera del Zulia, trabajó incansablemente en ella durante cinco años. Cumplido un quinquenio en Cabimas, fue trasferido a la Diócesis de Barcelona, donde igualmente cumplió una labor religiosa y cívica que lo enalteció como prelado.
Ahora, gracias al Papa Benedicto XVI, Monseñor Ángel Francisco Caraballo Fermín, nacido en Puerto Ordaz en 1965, acaba de recibir la ordenación episcopal tras 21 años de servicio sacerdotal. Al igual que Maradei, sale directo para la tierra caliente del Zulia a ejercer su prelatura.
Sus estudios hasta convertirse en prelado, transcurrieron entre Puerto Ordaz, Barquisimeto, España y Roma. Quien se inició como Monaguillo en la iglesia Nuestra Señora de Fátima llegó a ser su sacerdote y Vicario General y ejerciendo la Vicaría en esa iglesia que es Catedral provisional, le llegó la buena nueva, pero tendrá que irse inmediatamente allá donde lo espera la feligresía adoradora de la Chinita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada