martes, 26 de febrero de 2013

En 1968 Arrioja el Mejor atleta de Bolívar

B1TOPICOS

José Rafael Arrioja, estudiante de bachillerato, sobresaliente en cuatro deportes y de una conducta modelo, fue designado el 18 de junio de 1968, “Mejor atleta del estado Bolívar”, por un jurado especial. Su actuación dentro del deporte juvenil fue calificada entonces de “suficiente” y con méritos para ser postulado en un certamen nacional promovido por el diario “El Nacional” de Caracas con motivo de su décimo quinto aniversario.
El jurado especial, integrado por el director de Deportes, César Gil Páez; el representante de las Asociaciones Deportivas, Héctor Cristofini y el cronista deportivo Tomás León Rengel (en la foto), discutió los méritos de nueve atletas destacados en el Estado en distintas disciplinas deportivas, y eligió a José Rafael Arrioja, quien llevaba -a pesar de su mocedad y condición humilde- una carrera ascendente en el atletismo, béisbol, voleibol y básquetbol.
Los nombres considerados por el jurado en su escogencia fueron los de Irama González, basquetbolista juvenil, campeona nacional; Jesús Torres, campeón nacional de boxeo en la categoría mínima; Rubén Herrera, siete veces campeón nacional y una vez campeón bolivariano en lucha olímpica: Orlando Miranda, ganador de la triple corona en el estadal doble “A” de 1967; Julio Odremán, campeón anotador en el nacional de fútbol celebrado en Guanare; Manuel J. Rodríguez, campeón de Tiro; José A. García, campeón de Bolas Criollas y Miguel Flores, campeón de ciclismo.
José Rafael Arrioja, 18 años de edad y habitante del barrio “La Mariquita”, a quien los fanáticos reconocen como el “Hueso Arrioja” por su extraordinario parecido con el excelente pelotero Alfredo “Hueso” Bolívar, pertenece a una familia de obreros con doce hijos, todos deportistas.
Deportista desde niño, tuvo su primer compromiso serio a la edad de nueve años como pitcher y short stop en el equipo infantil “Ecos del Orinoco”, escogido al final para formar parte de la selección nacional.
Eran los años en que Ciudad Bolívar tenía renombre nacional a través de sus deportistas como las espigadas Jeanette Grüber Soto, Dillis Solís y Yadira Lainette integrantes del combinado de voleibol femenino que representó a Venezuela en los Juegos Centroamericanos de Panamá, un equipo diferente al que compitió en el Suramericano realizado en Caracas.
Bolívar fue uno de los principales colaboradores con el envío de estas tres voleibolistas de elevada estatura. Sangre guayanesa, sangre joven, estatura y condiciones. Tres rematadoras de respeto fue el trío de jugadoras aportadas por el voleibol del estado Bolívar. Dillis Solís entonces tenía 19 años. Cinco años como jugadora. Era la más espigada del grupo, con 1,80 de estatura. Estudiaba Bachillerato Comercial. Aparte del voleibol, Dillis practicaba el tenis de mesa.
Yadira Lainette, tenía entonces 18 años, 1,75 y con cuatro temporadas como voleibolista. También practicaba el basquetbol y el softbol.
Jeanette Grüber Soto, 17 años, estudiante de bachillerato, 1.75 de estatura. Practicaba además la natación y softbol.
Pero lo más sobresaliente era el béisbol amateur. Todos los años se jugaba en el estado Bolívar el Campeonato Doble A con equipos de Upata, Puerto Ordaz, Ciudad Piar y Ciudad Bolívar que siempre concurría con dos novenas: Gobernación y la zona MOP que llegó a titularse campeón cinco veces bajo la dirección de José Ollarves y el pitcher estrella Jesús Aular.
Sede del XVIII Campeonato Nacional de Béisbol Aficionado en septiembre de 1969, fue Ciudad Bolívar, el primero realizado y en el que participaron 15 equipos. El campeonato nacional anterior se había celebrado en Maracaibo. En este estado sólo se habían jugado hasta la fecha los nacionales juvenil e infantil. Concurrieron al evento nacional un total de 460 peloteros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada