viernes, 22 de febrero de 2013

El Botánico Leandro Aristeguieta


B1TOPICO
El presidente del Congreso de Angostura fue un botánico: Francisco Antonio Zea, pero más dedicado a la política. En cambio, Leandro Aristeguieta no tuvo tiempo para la política sino para su ciencia y antes de morir cumplió su anhelo de darle a la ciudad de sus ancestros un Jardín Botánico.
Leandro Aristeguieta, fue un botánico dendrólogo, profesor titular por largos años de la Universidad Central de Venezuela. Falleció a la edad de 89 años de haber nacido en Guasipati el 20 de noviembre de 1923. Ocupaba el Sillón XXV de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, de la cual fue vicepresidente de 1997 a 1999 y de 1999 a 2001, y presidente de 2001 a 2003.
En su honor se designó una Sala de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela. También fue Doctor Honoris Causa de la Universidad de Carabobo.
De este insigne guayanés se conocen las siguientes publicaciones: Compositae (en inglés). Ed. Edición Especial del Instituto Botánico, 1964; Clave y descripción de la familia de los árboles de Venezuela. Ed. Tipografía la Nación. 307 pp. 1954; El género Heliconia en Venezuela. Ed. Instituto Botánico. 53 pp. 1961; El género Heliconia en Venezuela. Ed. Instituto Botánico. 61 pp. 1961; Familias y géneros de los árboles de Venezuela. Ed. Instituto Botánico, Dirección de Recursos Naturales Renovables, Ministerio de Agricultura y Cría. 845 pp; Parque del Este. Ed. Instituto Nacional de Parques. 159 pp. 1974; Estudio dendrológico de la flora de Venezuela. Ed. Caracas: Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. 572 pp.
La abreviatura Aristeg. suele emplearse para indicar a Leandro Aristeguieta como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales.
Una de las últimas obras de Leandro Aristeguieta fue la fundación del Jardín Botánico del Orinoco que hizo realidad desde el 31 de mayo de 1992 gracias al apoyo decidido del gobernador Andrés Velásquez, el ministro Leopoldo Sucre Figarella y la Alcaldía de Heres.
El Jardín Botánico fue ubicado en el sitio más privilegiado de la ciudad capital: La laguna del antiguo Paseo El Porvenir, otrora calamidad pública por sus aguas insalubres. La laguna, al fin desecada y rescatada en la dimensión de sus sesenta hectáreas, es recipiente de lo que es hoy el Jardín Botánico del Orinoco.
Entonces una fundación tenía a su cargo toda la dinámica administrativa y productiva del Jardín, regida por un Consejo Superior cuyo secretario ejecutivo era Leandro Aristeguieta, acompañado en la Vice por Paúl von Büren,
Además del Consejo Superior, existía la junta directiva que se ocupaba de la gerencia y administración de la Fundación integrada por el presidente de la Fundación y representantes de la Alcaldía, CVG, el director de Educación, director de Cultura, director de Turismo, director de Marnr, el jefe de Inparques y representantes de cada uno de los sectores existentes del Jardín Botánico.
Mientras estuvo al frente del Jardín Botánico, el doctor Leandro Aristeguieta publicó un libro de 200 páginas titulado “La ciudad de los árboles”, ilustrado por Nancy de Chacón y portada de Ira León. Un libro de tipo divulgativo y docente, dendrológico, dedicado al estudio de los árboles, cultivados y silvestre, existentes en sitios urbanos de Ciudad Bolívar o en sus inmediaciones. Era la primera vez que se escribía un libro de la ciudad orinoquense en este sentido y de allí su importancia y oportunidad, pues una de las características llamativas de Ciudad Bolívar en la actualidad es su abundosa e impresionante vegetación. Excepto en las construcciones sin patio, muy de los tiempos modernos, difícilmente se ve en la ciudad una casa sin árboles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario