sábado, 23 de febrero de 2013

La Casa Wantzelius de Ciudad Bolívar


B1casa

La Casa Wantzelius la construyó el naviero alemán Adolfo Enrique Wappaus en 1851, para vivir en ella con su familia y que sirviera a la vez de sede del Consulado de Hamburgo. Es una casa de dos plantas, estilo neoclásico, que la municipalidad acordó demoler el 8 de abril de 1971.
Ya con el tractor y la piqueta en la puerta, la Asociación Venezolana de Periodistas se movilizó y desde Radio Angostura arengó a los vecinos para que impidieran se ejecutara el acuerdo sancionado por el Concejo Municipal que entonces presidía Antonio José Grimaldi.
El inmueble, propiedad del municipio, sería demolido por considerar los concejales que “su estado de abandono constituye un peligro para la seguridad del sector de la vía donde se halla”.
El gobernador del estado, arquitecto Manuel Garrido Mendoza, respaldó el pronunciamiento de los periodistas agremiados en la AVP y calificó el acuerdo municipal de atentado contra los valores arquitectónicos de la ciudad como de contradicción con la obligación del Concejo Municipal de mantener el conjunto arquitectónico del casco urbano, motivo de orgullo y fuente de atracción turística.
Ofreció que si la Municipalidad lo permitía, el Ejecutivo estaba dispuesto a asumir la responsabilidad de la restauración del inmueble, no sólo de la casa Wantzeluis, sino de todos las que forman el círculo histórico alrededor de la Plaza Bolívar y otras donde prive el interés histórico y de la arquitectura colonial.
Al final, la casa no fue demolida, pero días después de manera furtiva le sustrajeron las vigas principales tal vez buscando sin lograrlo que se derrumbara. Sólo sufrió una inclinación semejante a la Torre de Pisa que es posible notar ahora después de su restauración por etapas gracias al empeño inicial del arquitecto Elisa Rodríguez Landaeta, funcionaria de Ministerio de Desarrollo Urbano y a las gestiones del entonces Jefe del Estado Mayor de la V División, general Betancourt Infante, quien logró que una vez terminada su restauración fuera destinada al Archivo Histórico de Guayana, y sede de la Sociedad Bolivariana y del Cronista de la Ciudad. Sin embargo, el gobierno posterior la destinó a sede de la Dirección de Educación del Estado.
Mandada a construir en 1851 por el naviero alemán Adolfo Enrique Wappaus, el inmueble se sumó al conjunto arquitectónico que en Ciudad Bolívar inauguró un nuevo estilo en el urbanismo del siglo diecinueve.
¿Casa de los Wantzelius? Así le dicen no sabemos desde cuándo. Tal vez desde 1914 cuando la compró el comerciante George Wantzelius, pues antes, mucho antes, en 1851 la casa había sido construida por Adolph Henrich Wappaus, hijo del armador George H. Wappaus, segundo naviero de importancia en Hamburgo, metrópoli del comercio alemán desde la creación en el siglo XIII de la liga Hanseática.
El primer cónsul de las ciudades Hanseáticas en Angostura fue Wuppermann, designado en febrero de 1838. Era socio de Theodor Munch en un comercio de importación y exportación y estuvo como tal hasta 1857 cuando se ausentó de la ciudad. A partir de entonces se sucedieron en el Consulado, Henrich Krokn, L. F. Blohm y Adolph Henrich Wappaus..
Georg Wantzelius vivió allí con su familia hasta 1937 que la casa fue vendida para residencia del Presidente del Estado que entonces era el doctor José Benigno Rendón, pero éste nunca vivió allí porque al año siguiente cuando pensaba mudarse, fue sustituido por el doctor Ovidio Pérez Agreda, quien decidió destinar el inmueble para sede de la prefectura. Allí también funcionaron el Concejo Municipal, la Banda Dalla Costa y finalmente la Asociación Venezolana de Periodistas hasta 1965 cuando la casa acusaba un peligroso deterioro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario