viernes, 4 de julio de 2014

Muerte de Sadel,amigo de Soto

Conmoción general causó en la Ciudad Bolívar que visitaba frecuentemente el ídolo nacional Alfredo Sadel.
Asimismo la muerte del cantor lírico y operático venezolano ha conmocionado a todo el país, que siguió con interés las informaciones que daban cuenta de la penosa enfermedad que minaba rápidamente su existencia.
A las 4:20 de la madrugada del 28 de junio de 1989, Día del Teatro, dejó de existir este artista que representó dignamente a Venezuela en los mejores escenarios del mundo y cuya calidad vocal fue elogiada con innumerables adjetivos en el ámbito internacional donde se destacó.
Falleció a la edad de 59 años y Carlos Olivares Bosque, su vecino por muchos años dijo que fue un embajador excepcional de Venezuela, pienso que era un hombre de nobles sentimientos, una persona que a fuerza de voluntades se formó y logró ocupar un sitial de importancia en ámbitos internacionales. Hasta el punto de colocarse como intérprete de excepción entre varios cantantes líricos y de opera. Fue muy humano, dio muestra de una gran humildad e hizo algo muy significativo en las personas amantes de la buena música.
Mario Suárez tuvo el honor de ser su descubridor y su padrino. En un ensayo en Radio Caracas Radio, en el año 1946, Alfredo Sadel entró con un maletincito. Era todavía un niño y lo sacaron del estudio. Cuando Mario Suárez salió, lo encontró afuera y reconociéndole sus dotes, después de oírlo cantar en su casa, lo recomendó con Ricardo Espina, lo becaron con un gran maestro del canto y le dieron permiso para ensayar en los estudios. A partir de ese momento no lo sacaron más de ningún otro sitio.
Por su parte el Maestro Aldemaro Romero manifestó que Venezuela no había conocido un ídolo como él. Un representante de su pueblo a ese nivel y un hombre que caminó todos los caminos de la música. Se identificaba con el sentir popular más sencillo, dentro de la profundidad de lo que esa palabra significa. También incursionó en el campo de la música académica, con gran éxito en escenarios de inmensa jerarquía como Rusia, Yugoeslavia, Italia, España, Francia, Suiza y otros países.
Alfredo Sadel, fue declarado post mortem, hijo ilustre de la ciudad de Caracas, por el Concejo Municipal del Distrito Federal. Asimismo el Ayuntamiento acordó suspender por varios días los actos con motivo del día Nacional del Teatro y decretó dos días de duelo por la muerte del extraordinario intérprete de la canción venezolana, orgullo de la parroquia de San Juan y de todo el pueblo de Venezuela.
Alfredo Sadel fue gran amigo del pintor Jesús Soto y con él vino varias veces a Ciudad Bolívar. También era amigo del cantante guayanés Frank Hernández, con quien estuvo en la ciudad poco tiempo antes de su muerte ofreciendo un concierto.
Soto lo invitó en cierta ocasión para que lo acompañara a Ciudad Bolívar y estando ambos de visita en la casa del doctor Elías Inatti, a Sadel se le presentó un percance: No podía acompañar a Soto ejecutando la guitarra en amena reunión familiar porque sentía un oído tapado. Inmediatamente Elías lo llevó al consultorio de su colega y otorrino Vinicio Grillet y éste los recibió con una botella de güisqui. Sadel reaccionó, “Doctor, yo no vine a tomar güisqui sino a ver qué tengo en el oído”. “No se preocupe que lo va a necesitar” respondió Grillet y le aplicó el scopio. Ven a ver Elías, y Elías dijo que veía una nube azulada. A lo que de seguida pensó en voz alta Sadel: “Debe ser el jabón azul con el cual me baño”.
Cuando la inauguración del Museo, Sadel estando en la casa de Doña Enma, la madre de Soto, se enamoró de un arrendajo que cantaba y vagabundeaba por toda la casa. Le ofreció cinco mil bolívares a la doña por el arrendajo, pero imposible, “Bandido” como se llamaba el pájaro, no estaba en venta era la obra natural más preciada de Soto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada