miércoles, 15 de mayo de 2013

La preocupación de Soto por el Casco Histórico de Ciudad Bolívar.



El pintor Jesús Soto, en agosto de 1973, haciéndose eco de un acuerdo de la Convención de Escritores que pidió a la Municipalidad ponga coto al deterioro del patrimonio artístico e histórico de la ciudad, formuló una declaración a la prensa en la que propuso al Congreso de la República salvaguardar el interés arquitectónico de Ciudad Bolívar mediante una Ley.
Ya Julio Febres Cordero, en artículo publicado en El Nacional, proponía una legislación especial para cuidar el aspecto de la ciudad y conservar en el espacio de sus antiguas construcciones la hora de la independencia en la que la ciudad jugó papel principal. Conservándose el casco urbano, tendido desde la cumbre de la fortaleza “El Zamuro” hasta los labios del río.
Soto, quien viajaba por ciudades de Europa, se daba cuenta de lo importante que es esto para la capital bolivarense y juzgaba y comparaba con sorpresa cómo Ciudad Bolívar aún conserva en buena parte la unidad arquitectónica de estilo colonial.
“Yo sugerí en una época, creo que en 1957, la creación de una especie de Consejo de Conservación como existen en otras partes del mundo. Años después cuando volví a Venezuela invitado por Alberto Consalvi, insistí en la conservación de la arquitectura de la capital bolivarense, pero nada se ha logrado, la ciudad tiende a deteriorarse y modificarse en todo su valor artístico e histórico”.
Soto reconoció que es algo difícil, pero afirmó que no es imposible. Así como se ha podido restaurar la Casa donde se editó el “Correo del Orinoco” y la Casa de San Isidro donde vivió el Libertador, así mismo con un plan de trabajo sin interrupción se puede estimular en el bolivarense la necesidad de cuidar su ciudad en vez de dejar que se destruya.
Debería pensarse de una manera más colectiva y trabajar en un equipo de conocedores en el campo de la restauración para salvar la ciudad y no tener que lamentar de aquí en 30 años de haber contribuido a lo irreparable. Ciudad Bolívar tiene bastante espacio alrededor para que la imaginación de los arquitectos y los constructores puedan desarrollarse sin menoscabo de la vieja ciudad.
Es posible que el bolivarense no se dé cuenta de lo que sucede en la ciudad porque lo está viendo a diario, pero el que viene de afuera y cuantos como yo viajamos, sabemos lo que significa para un pueblo  un testimonio cultural sin precedente.
Sugería Jesús Soto la necesidad de un Consejo de Conservación, para proteger el patrimonio de viejo estilo de Ciudad Bolívar, con facultad de vetar a cualquier empresa y ante el Concejo Municipal al momento de decidirse la transformación de las casas de la ciudad. Este Consejo que debe encargarse de promover la restauración de todo lo que hasta ahora es posible salvar, debe hacerse conforme de una legislación especial distada por el Consejo Nacional.
La Convención Nacional de Escritores que terminó sus jornadas de trabajo en esta ciudad, acordó pedir se ponga coto al deterioro artístico e histórico de algunos lugares de Ciudad Bolívar.
La petición fue hecha al Concejo Municipal instándolo impida el deterioro poniendo en práctica las Ordenanzas respectivas ya que algunos lugares artísticos e históricos como plazas, esquinas, están siendo desmantelados por personas quizás no mal intencionadas pero sí desprovista de sensibilidad en cuanto a lo que representa este acervo histórico-cultural y las posibilidades que ofrece al turismo.
Asimismo acordó la Convención solidarizarse con el gremio de periodistas que ha pedido al Presidente de la República el Museo de la Prensa con sede en la casa donde se editó el Correo del Orinoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada