jueves, 9 de mayo de 2013

La Escuela Granja de El Callao


B1ToPICOS

El 4 de agosto de 1966, el Presidente de la República, Raúl Leoni, puso en servicio la Escuela Granja de El Callao dentro de un amplio programa de inauguración de obras públicas que tuvo su punto neurálgico en Upata, su tierra natal.
La Escuela Granja de El Callao inaugurada con la presencia de los ministros de Agricultura y Cría, de Minas y Hacienda, fue edificada por el gobierno de Pedro Battistini Castro y tenía capacidad para una matrícula de 300 alumnos, incluyendo a 50 internos mayores de dieciocho años.
La inauguración quedó marcada ese día por el accidente ocurrido a una avioneta de la empresa Comeravia, tripulada por el capitán Hugo Siverio, y en la que viajaban para darle cobertura a la inauguración, los periodistas Gladis Figarella, jefe de Relaciones Públicas de la Gobernación; Américo Fernández, corresponsal de El Nacional; Vinicio Romero, director de El Bolivarense y Nino Marchessi, reportero gráfico.
La avioneta cayó en aterrizaje forzoso, dando saltos estrepitosos, cortando alcornoques con la hélice y los planos, en un claro del bosque selvático, entre Guasipati y El Callao, al explotarle uno de los cilindros y cubrir de aceite el vidrio para-brisa.
Desde las 10 y 15 de la mañana y hasta las 5:00 de la tarde, los ocupantes de la avioneta monomotor, estuvieron dando vueltas por el monte, tratando de hallar inútilmente una salida. Afortunadamente y después de varios intentos, el piloto logró contacto de radio con la Torre de Control del Aeropuerto de Ciudad Bolívar y desde allí enviaron un helicóptero perteneciente a la custodia presidencial, mediante el cual fue posible el rescate.
Los periodistas fueron llevados al Hato Puedpa donde se hallaba pernoctando el Presidente de la República y desde allí trasladado a su lugar de origen en el auto oficial del gobernador. Al siguiente día, por haber nacido de nuevo, fueron bautizados en la Casa del Periodista. Como se ve en la fotografía.
Eran tiempos en que el pueblo de El Callao creía que el oro o las vetas doradas estaban pasando a una etapa de extinción y mejor era presionar a favor de otras vías o alternativas socio-económicas como la agricultura y la cría. Pues bien, esa era la idea de la granja que comenzaría a formar nuevas generaciones con mentalidad menos apegada a la minería tradicional.
Debemos agregar que después del gran susto los periodistas fueron recibidos en Ciudad Bolívar por el secretario de Gobierno Pedro Bertrán, quien se hallaba preparando sus bártulos para irse a Caracas a tomar posesión de la Dirección del Comité Nacional de Financiamiento de la Pequeña y Mediana Industria, a requerimiento de URD a quien correspondía dicho cargo como formante del Pacto de Punto Fijo.
Pedro Bertrán iba a sustituir al doctor Roberto Gabaldón, quien había renunciado a URD a raíz del suicidio de su hermano Alirio Ugarte Pelayo. Pero antes, debió darle la bienvenida a dos buques de la Marina de guerra francesa que llegaron de visita al Puerto de Ciudad Bolívar. El “Artair” y el “Arcturus” cada uno tripulado por cuatro oficiales, siete suboficiales y 35 marinos. Estos dos cruceros de guerra fueron atendidos por el embajador de Francia en Venezuela y a bordo del buque “Artair” fueron agasajados las autoridades locales.
Pedro Bertrán desde su nuevo cargo prometió colaborar con la Escuela Granja ubicada en la salida de Guasipati-El Callao, ahora con el nombre de Luis Morillo Colmenares. Últimamente, los estudiantes cerraron una troncal hasta tanto la Gobernación los dotara de una unidad de transporte, debido a lo destartalado de la que estaba en servicio desde la inauguración de la Escuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada