miércoles, 20 de junio de 2012

Año Nuevo Institucional

El primero de enero de 1935, como todos los años desde tiempos  muy atrás, se inició en Ciudad Bolívar el Año Nuevo Institucional, es decir, de los eventos relativos a las instalaciones y elecciones de las directivas de la Asamblea Legislativa y Concejos Municipales.  Tradicional era además iniciar el Año Nuevo con retreta en la Plaza Bolívar y Tedeum en la Catedral.
            1935 era el último año del período constitucional y el Concejo Municipal de Heres se instaló a las 9 de la mañana bajo la presidencia del doctor J. M. Agosto Méndez (en la foto).  Primero y segundo vicepresidentes, los doctores Adán Blanco Ledesma y Carlos Emiliano Salom.  Síndico, Antonio Valera Villalobos y Secretario, Luis Sucre.
            El mismo Agosto Méndez, una hora después, resultó electo Presidente de la Asamblea Legislativa.  Primer y segundo vicepresidentes: Presbítero J. M. Guevara Carrera y el doctor Adán Blanco Ledesma.  Secretario, coronel L. J. Arreaza Monagas.
            Como apreciamos, entonces no era incompatible la Presidencia simultánea de la Municipalidad y de la Asamblea Legislativa.  Tampoco el sacerdocio con la vida política parlamentaria y un Coronel activo podía muy bien ser Secretario de la Legislatura.  Todo parecía permisible durante el tiempo de Juan Vicente Gómez, quien despedía y recibía el año pasando revista al Ejército en el campo de aviación de Maracay.
            Ese año el Presidente Gómez decretó el proceso de modernización de la institución armada y medidas austeras para contrarrestar la crisis que a principios del año anterior había afectado la mayor parte de los negocios y frutos de exportación como el café, el cacao y la ganadería que constituían los elementos básicos de la economía venezolana.
            La alocución del Nuevo Año del Presidente de la República era sumamente breve.  No pasaba de tres cuartillas.  Lo mismo la del Presidente del Estado Bolívar que entonces era el doctor Antonio Álamo.  El reparto de juguetes se hacía el 6 de enero y todo era abundante, claro, el dólar se cotizaba a 3,93 bolívares; la libra esterlina a Bs. 19,50 y el franco francés a 26,20.
Una vez instalada la Asamblea Legislativa con nueva directiva, el Presidente del Estado doctor Antonio Alamo presentó su Mensaje y Memoria y Cuenta, destacando que en materia de puentes, carreteras y otras obras públicas, el Ejecutivo invirtió durante el año Bs. 147.237,81 distribuidos en la construcción de los puentes  sobre los ríos Guaimire, Caneyes, Caripito y Matacorumo.  Construcción de la carretera hasta El Dorado, refacción y decoración del Palacio de Gobierno, estudios preliminares para el nuevo Acueducto de Ciudad Bolívar, reconstrucción de la avenida 19 de Abril y parte de la 5 de Julio, prolongación del Paseo Falcón hasta el Dique por el sistema de concreto, obras que se inauguraron el 19 de diciembre último, aniversario de la Causa Rehabilitadora., vale decir, cumpleaños del ascenso del General Juan Vicente Gómez al Poder, tras desplazar a su compadre el General Cipriano Castro.
            Fue el último año de Antonio Álamo, pues el 17 de diciembre moriría Juan Vicente Gómez sacando de su quietismo político a los guayaneses que salieron a la calle a rescatar las libertades conculcadas por casi tres decenios.  Fueron líderes de aquél movimiento espontáneo que incluso ejerció presión para que el nuevo gobernador ya bajo la presidencia de Eleazar López Contreras fuera un bolivarense, Lucila Palacios, José María Escalante y Reinaldo Sánchez Gutiérrez, quien en uno de sus arengas dijo:  “Ha llegado al fin la aurora de la libertad por tanto tiempo esperada.  Casi treinta años de ominoso silencio negaron a la paria la debida libertad ciudadana conculcada por los usurpadores del poder…”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada