martes, 3 de abril de 2012

El Linotipo llega a Guayana


El 16 de octubre de 1911, la editorial “La Empresa” de los Hermanos Suegart adquirió el primer Linotipo que llegó a Ciudad Bolívar, comienzo de otros que se fueron incorporando meses después.  Se trataba de un Linotipo modelo 5 y de otros accesorias  tipográfico. 
Esa máquina, una de las últimas creaciones de la Mergenthaler Linotipe de New York, reunía en sí incalculables ventajas para el taller tipográfico.  Realizaba una tarea rápida fuera de lo común logrando dar salidas a gran cantidad de trabajos en corto  tiempo.  Después de la capital de la República, fue Ciudad Bolívar la única que había introducido en el ramo de  imprenta los adelantos modernos de tan importante industria.    En Caracas sólo el diario “El Universal” la poseía.
            En la editorial “La Empresa” se editaban varias publicaciones, entre ellas “El Luchador, vespertino que con la colaboración del Gobierno Regional y el Comercio se suscribió a la Agencia Pumar de noticias.   De esta manera quedó  a la par de El Universal y el diario El Tiempo de Caracas, al publicar el mismo día las informaciones internacionales enviadas por vía telegráfica.
            Con la introducción del segundo linotipo, he aquí lo que editorializó el vespertino de los Hermanos Suegart: “Con la adquisición de una nueva máqui­na de Linotipo y de otras accesorias  a todo taller tipográfico; hemos cre­ído dar un paso más en el camino del pro­greso de nuestra Empresa y por consiguiente del progreso de la tierra que nos vio nacer. Esta máquina, una de las últimas creaciones de la Mergenthaler Lino­tipe de New York; reúne en sí incalculables ventajas para nuestro taller tipográfico, y para la edición de nuestro Diario y el mejor servicio del público, que nos favo­rece, pues ella hace el trabajo de dos máquinas a la vez, logrando dar salida a gran cantidad de trabajos en corto espacio de tiempo.
Hace apenas un año inauguramos el primer  Linotipo en nuestros talleres, y ya hoy contamos con una nueva instalación, que en verdad nos enorgullece, por ser Ciudad Bolívar, después de la capital de la república, la única ciudad que ha introducido en el ramo de imprenta, los adelantos modernos de tan importante industria. Y decimos después de la capital, porque hasta la fecha no hemos sabido que en ninguna otra población venezolana, se haya alcanzado tal progreso, y en Caracas misma solo una empresa diarística lo posee.
            Es pues, lo repetimos, de justo orgullo para nosotros, el movimiento que hoy agita la empresa tipográfica que dirigimos y de la cual somos propietarios. Fundada ha pocos años por nuestro padre, el señor Agustín Suegart, a ella hemos dedicado todos nuestros desvelos, todos nuestros arrestos juveniles y todo el entusiasmo que  por la hermosa religión del trabajo, guarda cada días más fuerte y acendrado, nuestra alma.
Poco ha sido el tiempo transcurrido desde la fundación de la  Empresa hasta la época presente.
Una prensa pequeña de imprimir marquillas para cigarros, fue la base fundamental de ella, y hoy contamos para atender y despachar los trabajos con que cada día se nos favorece más, con una batería de 22 máquinas entre las cuales se encuentran dos grandes máquinas de linotipo para prensa Hoe y  Golding las cuales son movidas por un motor de alta potencia.  También contamos con un equipo completo de encuadernación que para mayor facilidad de su labor, posee máquinas numeradoras, perforadora y de cocer con alambre y de redondear los esquineros de los libros.
Como complemento auxiliar, hemos montado un tren tipográfico de composición a la mano  con toda la variedad de tipos conocida.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario