martes, 4 de noviembre de 2014

La Planta de laminación

El 22 de enero de 1992, el ministro de estado para la CVG, Leopoldo Sucre Figarella, inauguró la Planta de Laminación de Alcasa, junto con su presidente Ing. Rafael Rodríguez Pulido.
         La moderna Planta inaugurada al costo de una inversión de 6.500 millones de bolívares, fue diseñada para elevar la producción de láminas duras de 20.000 a 60 mil toneladas al año.
         Lamina dura utilizada para el envase de bebidas carbonatadas con el objeto de abastecer el mercado nacional y exportar los excedentes almercado latinoamericano con miras incluso de poder llegar al mercado norteamericano.  Fue lo que dijo en esa ocasión el presidente de Alcasa, añadiendo que de esta manera Alcasa contribuye al equilibrio de la balanza de pago aportando unos 84 millones de dólares al año.
         En esos días se hablaba con insistencia de la posibilidad de que Alcasa pasara a propiedad del capital privado, por lo que Sucre Figarella aprovechó la coyuntura para declarar que Alcasa  “ni se compra ni se vende.  La empresa reductora de aluminio no será entregada a los grandes monopolios del capital internacional ni cedida a precio viles a los dueños del capital nacional que buscan beneficios fáciles, rápidos y sin riesgos”..
         Alcasa también cuenta en Guacara con una planta de laminación de hojas delgadas de aluminio (foil) con capacidad para 6 mil toneladas métricas al año y un programa de expansión que le iba a permitir aumentar la capacidad de producción a 30 mil toneladas para la obtención de la misma láminas blandas  y foil.
         Actualmente, Alcasa produce también láminas para techos con un diseño que facilita la disipación rápida del calor, lo cual ha sido muy provechoso a la hora de construir techos para aulas y áreas deportivas en varios planteles educativos del Estado Bolívar. Estas láminas, denominadas Frescalum, atendieron en el 2013 que fue cuando se comenzó a impulsar este método, 27 mil láminas  a la Misión Vivienda, además de una gran cantidad  otorgadas a 35 unidades educativas de la entidad.
         Con vista al año próximo (2015), la planta se   amplia con equipos de alta tecnología y piezas procedentes de la República Popular China. La fabricación de los nuevos equipos y del proceso de modernización de las plantas de reducción, fundición y laminado de esta factoría tutelada por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) se ejecuta con un monto global de 403 millones de dólares a través del Fondo de Gran Volumen China Venezuela, para la adecuación tecnológica que permitirá diversificar la producción de aluminio.
Con estos cuantiosos recursos también se construyó la moderna y nueva planta extrusora. La inversión fue de 55 millones de dólares. Su producción es destinada a la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) y al sector transformador nacional.
El Estado venezolano también ha destinado 90.4 millones de dólares para garantizar el sostenimiento de la industria, así como 35 millones de dólares para la adquisición de materia prima para el proceso productivo, y 800 millones de bolívares para el pago de nómina, en función de cumplir con las 4.058 trabajadores de Alcasa.
Como parte de la alianza China-Venezuela,  Alcasa incorporó un  laminador de 170 mil toneladas al año, lo cual permitirá incrementar la producción en láminas pero también cubrir el sector de papel de aluminio.
El laminador permitirá además la producción de rines para automóviles, conductores eléctricos, y también servirá a la industria farmacéutica.
         Según han venido informando sus directivos, este año 2014, se empezarían a ver los frutos de los nuevos proyectos que se vienen ejecutando mediante la participación de la República Popular China.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada