lunes, 10 de noviembre de 2014

Reestructuración de la CVG


El 10 de febrero de 1994, el Consejo de Ministros presidido por el presidente de la República, doctor Rafael Caldera, resolvió designar una comisión para la evaluación y reestructuración de la Corporación Venezolana de Guayana.
La dicha comisión quedó integrada por el ministro de estado para la reforma de la economía, Asdrúbal Baptista; el presidente de la CVG, Francisco Lairisse; Hermann Luis Soriano, David Natera Febres, Germán Borregales, Jorge Casado, Víctor Hugo Escobar y Werner Corrales. Secretario ejecutivo: Rafael Caldera Álvarez.
Concluyó su trabajo nueve días después y seguidamente entregó al presidente de la República el informe respectivo, pero con los votos salvados de David Natera Febres, Víctor Hugo Escobar y Jorge Casado.
Los integrantes de la comisión que salvaron su voto lo hicieron por las diferencias de criterio en cuanto a la tesis privatizadora sostenida por el ministro de Estado y presidente de dicha comisión, Asdrúbal Baptista.
Como resultado de ese informe, el presidente Caldera designó y juramentó al ingeniero Alfredo Grúber Huncal, guayanés y experto petrolero, como nuevo presidente de la CVG, acompañado en el Directorio por Gustavo Coronel, Alonso Velasco, José Francisco Zurita, Luis Alvaray y Nelson Pérez Calzadilla, del sector laboral.
El Directorio comenzó sus funciones atacando la situación financiera de la CVG que requería de una amplia reducción de costos así como la atención de que era objeto el problema minero y atender el problema minero de acuerdo a los lineamientos dados por el Ejecutivo nacional.
En agosto, se inician los planes de reestructuración y se producen los siguientes cambios en las presidencias de las empresas básicas: Alcasa, Oscar Damm; Sidor, Luis Alvaray, sustituido luego por Teolindo Yánez; Ferrominera, Gerardo Chavarri; Fesilven, Víctor Hugo Escobar; CVG Internacional, Marcos Marín, reemplazado posteriormente por Iván Sanoja; Ferrocasa, Andrés Chemello; Minorca, César Alvarez; Edelca, Efraín Carrera Saúd y Bauxilum, María Elena Posada quien sería meses después sustituida por Juan Vicente Arévalo. Posteriormente, -17 de diciembre- el ingeniero Atahualpa Pinto, fue juramentado como presidente de Minerven en sustitución de Miguel González y el Ing. Lucas Zamora, como presidente de Tecmín.
El 12 de septiembre el Gobierno nacional, por boca de su ministro de Hacienda, Julio Sosa Rodríguez, anuncia un Plan Macroeconómico, el cual contempla el regreso de la CVG a la filosofía que le dio origen y donde el Estado habrá de ser un socio importante, pero minoritario en la explotación e industrialización de las riquezas mineras de la Región Guayana. En la ocasión el ministro adujo que la mayoría de las empresas de la CVG acusan problemas de rentabilidad, sobre endeudamiento, baja productividad, exceso de nómina y, en algunos casos, atraso tecnológico. Anunció que en el sector acero el plan contempla la asociación con capital privado nacional y extranjero en la Planta de Tubos sin costura, tal cómo en otras plantas ya existentes. En Aluminio, CVG llevará adelante la apertura al capital privado de las empresas Fesilven, Alcasa, Venalum y Bauxilum. CVG, por otra parte, estudia la conveniencia de una asociación con capital privado en Minerven.
Pedro Acosta, veterano y diligente relacionista desde los años de la Orinoco Mining Co. asume la Secretaría General de la CVG, mientras que Francisco Salazar, quien estaba allí de manera provisional pasa a la Jefatura de RR.PP. de Ferrominera. Es el tiempo que “La Camorra”, ubicada en la parroquia El Dorado, declarada como la primera mina de oro subterránea en del sector privado en Venezuela construida por el Grupo Monarch Resourceus Limited, con una inversión de cuatro mil millones de dólares. Como tal fue inaugurada el sábado 24 de septiembre y al mes siguiente la CVG oficializó el descubrimiento en Las Claritas del yacimiento de oro más importante de Latinoamérica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada