domingo, 16 de noviembre de 2014

Transferencia del Puente Angostura


El 3 de abril de 1992 se produjo el acto preliminar de transferencia administrativa del Puente Angostura sobre el Orinoco, del Ministerio de Transporte y Comunicaciones ejercido por el ingeniero Fernando Martínez Mottola a la Gobernación del estado Bolívar entonces a cargo de Andrés Velásquez.
En el acto estuvieron presentes los gobernadores Ovidio González, de Anzoátegui, quien junto con Andrés Velásquez, gobernador de Bolívar suscribió el acta convenio, lo mismo que los alcaldes de Heres e Independencia.
En los discursos alusivos a tan importante acto se hizo énfasis sobre la descentralización administrativa. El gobernador Velásquez destacó el hecho del puente lo cual señalaba al ministro Martínez Mottola como quien dentro del gabinete está al lado de la descentralización por la cual se viene luchando y trabajando en Venezuela. Otro ministro al lado de la política descentralizadora aseguró que estaba el de Cultura y con el cual no había que firmar convenio alguno pues siempre su actuación en ese campo funcionó de esa manera.
Desde entonces el Puente Angostura sobre el Orinoco, obra de la gestión del presidente Raúl Leoni, inaugurada el 6 de enero de 1967, ha estado bajo la administración, conservación y preservación de las gobernaciones de Anzoátegui y Bolívar, sólo que durante los últimos años ha sido descuidado y el puente, de hecho, requiere reajustes y mantenimiento general, cada vez con mayor frecuencia toda vez que su lapso de vida estimado por la United Steel fue previsto en cien años por lo que entonces sólo le restaban unos 60 años de permanencia.
En el 2006, el entonces gobernador Francisco Rangel Gómez decidió la realización de una inspección y diagnóstico del puente en vista de varios accidentes registrados en el conjunto de su estructura, al cabo de los cuales, el Gobierno nacional junto con el gobierno regional acordó ejecutar no sólo obras permanentes de mantenimiento sino de reparación de daños ocasionadas tanto por el uso y tráfico del transporte pesado como por el tiempo y los elementos corrosivos de la intemperie. El puente prácticamente tenía las barandas malogradas, carecía de iluminación, las guayas que dependen de las torres de acero de 119 metros de altura presentaban visible deterioro y algunos pernos oxidados y otros desaparecidos.
El trabajo se cumplió en tres fases. En la tercera y última fase concluida en 2014, se invirtió la suma de 86 millones de bolívares, justamente cuando el puente cumplía 47 años de su inauguración.
Los primeros trabajos estuvieron limitados a la sustitución de los pernos, asfaltado de las vías de acceso y laterales de las rejillas, demarcación, alumbrado y pintura general.
Los trabajos de la tercera tapa empezaron en la fosa norte con la sustitución de alambres. Se volvió a pintar, se colocaron barandas de aluminio para reemplazar las malogradas por accidentes de tránsito y por robo, se sustituyeron 58 de las 90 péndolas por otras elaboradas en Inglaterra, 2.740 alambres, 16.679 sandblasting, 5.805 pernos en la viga de rigidez y 63 lámparas de energía solar.
Por otra parte, se repararon juntas y se le dotó como novedad una iluminación foto-voltáica que no es más que paneles solares acoplados a los postes.
Se trata de modernas luminarias de tecnología LED en la cuales diodos emisores de luz emiten una luminosidad fría cuyos resultados es un color más agradable. Este novedoso sistema de luz solar es la primera que se instala en una obra como el Puente Angostura sobre el Orinoco y que, aparte de moderna, es económica.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada