viernes, 31 de octubre de 2014

Canaima Patrimonio Natural de la Humanidad

Vista del tepuy Cuquenán

La Unesco declaró al Parque Nacional Canaima, patrimonio natural de la humanidad en la VIII sesión anual de los 21 miembros del Comité del Patrimonio Mundial, en Phuket (Tailandia) realizada a mediados de diciembre de 1994.
En la ocasión fueron declarados igualmente 29 sitios culturales, entre ellos, los monasterios de Popocatepelt (México) y el barrio judío del Albacin de Granada (España), así como otros sitios naturales figuran entre los 440 lugares inscritos en la lista del patrimonio de la Unesco.
Por su extensión -tres millones de hectáreas- el Parque Nacional Canaima, después del Parima-Tapirapecó, es el segundo de Venezuela, decretado como tal el 12 de junio de 1962 por el gobierno de Rómulo Betancourt. Al sureste del estado Bolívar, constituye la representación más cabal de los ecosistemas y paisajes del Escudo Guayanés.
El oeste del Parque, entre los 300 y 900 metros sobre el nivel del mar, está conformado por la selva tropical lluviosa, mientras al Este se abren los magníficos espacios de la Gran Sabana. El paisaje más característico lo configuran los tepuyes, entre los que destacan el Auyantepuy, el Irú-tepuy, el Chimantá-tepuy y el Acopan-tepuy. El más famoso es el Auyantepuy, con una extensión de 700 kilómetros cuadrados desde donde se desprende el Salto de agua más elevado del planeta. El Kukenán es otro salto impresionantemente elevado.
En la altiplanicie de los tepuyes impera una vegetación típica autóctona, con especies no observadas en otras partes del país. Y en la parte baja una fauna variada que va desde aves y reptiles de todo tipo hasta mamíferos, algunos de gran tamaño como el oso hormiguero gigante.
Igualmente figura como importante el Monte Roraima, el más alto y fácil de escalar de todo el parque. De todos, el más visitado es sin duda la mesa del Auyantepuy, pues en este se encuentra el Salto Ángel, la catarata o caída de agua más alta del mundo.
Se dice que los tepuyes son rocas areniscas que datan del período en que América y África formaban un súper continente. A este tipo de relieve se le conoce comúnmente como Macizo Guayanés. El parque es hogar de la etnia Pemón que tiene una relación con las mesetas, y creen en que son el hogar de los espíritus “Mawari”.
Incluye el parque la totalidad de la cuenca de la margen derecha del río Caroní, y dos de los saltos de agua más altos del mundo, el salto Ángel y el Kukenán y gran cantidad de cataratas de menor altura.
La única forma de relieve son los tepuyes, que son mesetas con características inigualables, entre las que destacan sus paredes verticales y sus cimas prácticamente planas, aunque hay varios tepuyes que no cumplen estas reglas. Geológicamente constituyen restos de una cobertura sedimentaria formada por arenisca muy antigua que se superpone a una base de rocas ígneas (granito, principalmente) que es aún más antigua (casi 3 mil millones de años). Sobre sus cumbres habita una cantidad muy importante de especies endémicas muy específicas, tanto de vegetales como de animales. Algunas especies vegetales endémicas están categorizadas como “carnívoras”, que encuentran de este modo, una provisión de alimentos (insectos, principalmente) que son tan escasos en las cumbres. Estas formaciones tienen una edad geológica que oscila entre 1.500 y 2.000 millones de años, lo que las convierte en unas de las formaciones más antiguas del planeta.
Los lugares del Parque Canaima que más atraen al turista son la Laguna de Canaima, Salto El Sapo y El Sapito, Salto del Yuri, Rápidos de Mayupa. Pozo de la Felicidad (Saró Marú), la Isla de las orquídeas, Isla Ratón, El Salto Ángel o Kerepakupai Vená, El Auyantepuy, Poblado Indígena de Kavac, Cueva Uruyén, Poblado Indígena de Kamarata, Comunidad Indígena de Wareipa, Salto el Encanto, Comunidad indígena Avak.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada