jueves, 23 de octubre de 2014

El Pico de la Neblina

Resultado de imagen para Pico de la Neblina

Los guayaneses creían tener en su frontera la montaña más elevada. Tal el Pico de la Neblina, pero hoy saben que a partir de la rectificación de límites pertenece al vecino de al lado. Por lo tanto ahora se denomina “Pico da la neblina”.
El 13 de abril de 1994, el ministro de Estado para el Desarrollo Fronterizo, Pompeyo Márquez, al juramentar al Comité que había de velar por las Fronteras del estado Bolívar, aclaró la pertenencia.
La designación del Comité de Fronteras fue solicitada por el gobernador, Andrés Velásquez, debido a los constantes atropellos que se venían cometiendo.
El gobernador Andrés Velásquez encabezó esta iniciativa que agrupaba a personalidades de los diferentes sectores de la región, entre ellos, el presidente de la CVG, Francisco Lairisse. En el acto estuvo presente el ministro de la Defensa, general Rafael Ángel Montero Revette.
Posteriormente, ocho días después, el ministro Pompeyo Márquez, en acto que tuvo efecto en la Cámara de Comercio de Ciudad Bolívar, juramentó la Asociación de Fronteras, organismo encargado entonces de poner en práctica distintos proyectos que se encuentran en ese Ministerio. La Asociación estuvo presidida por el Rector de la UNEG, doctor Oswaldo del Castillo Saume y el escritor Horacio Cabrera Sifontes.
Ese año, 1994, se cumplían 115 años de la Comisión mixta que demarca las fronteras entre Brasil y Venezuela. Las fronteras entre ambos países están definidas pero faltaba culminar el trabajo de la colocación de hitos, lo cual se hace cada cinco kilómetros, aunque en la zona de Santa Elena de Uairén, existen hitos o mojones tan sólo separados 15 metros uno del otro.
El trabajo de la comisión mixta ha permitido que Venezuela recupere más de cinco mil kilómetros cuadrados de fronteras, pero perdió el Pico de la Neblina, el más alto de la frontera (3.014 m) visitada en 1960 por una expedición científica venezolana, integrada, entre otros, por William Phelps, Ricardo Zuloaga y Félix Cardona.
El Pico de la Neblina entonces volvió a ser medido por satélite GPS que lo ubicó en 2993,78 metros de altitud. Se halla a tan solo 700 metros de distancia de su montaña gemela, el Pico Phelps, que marca la frontera entre Brasil y Venezuela.
Para su ascenso, el inicio comienza en la boca del Igarapé Tucano, próximo a la aldea Yanomami de Maturacá, a 800 km de Manaos. Es necesario subir el río Cauaburi en voadeiras (veloces canoas de aluminio).
La vegetación de gran porte y las más cerradas sólo son comunes hasta a los 1.000 metros de altitud, floresta ecuatorial; de los 1.000 hasta a los 1.700 hay árboles de medio y pequeño porte, donde la vegetación es más abierta, como la floresta templada y boreal, y a partir de los 1.800 metros sólo hay vegetación a ras de suelo.
Una localización próxima a la Selva Amazónica hace que hasta los 1.000 metros llueva mucho. A partir de los 1.000 metros las nubes no consiguen alcanzar más altitud, siendo la zona más seca. La lluvia en las áreas bajas mantiene el clima muy húmedo. En las áreas con aproximadamente 700 metros, las nubes predominan y dejan casi siempre el día con neblina sin un cielo limpio; es la zona con mayor humedad.
La temperatura hasta los 700 metros se mantienen todo el año en 34 °C de día y durante la noche bajan hasta los 24 °C; en las áreas de 750 m a 2.000 m las temperaturas son de 28 °C (día) y 20 °C (noche), y en las áreas de altitud superior a 2.000 m, las temperaturas son de 22 °C en el día y 12 °C en la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada