domingo, 15 de junio de 2014

Visita del Carnal Lebrún a Ciudad Bolívar

wtopicos
El Cardenal José Alí Lebrún cumplió gira de dos días por Ciudad Bolívar y Caicara del Orinoco, tiempo durante el cual fue objeto de homenajes por parte de la Iglesia, poderes públicos y militares.
El Cardenal llegó el 9 de agosto de 1988, sábado temprano, y conducido en caravana desde el Aeropuerto hasta la Municipalidad, donde fue objeto de parabienes por parte de las autoridades y representantes de las instituciones de la región.
En la Municipalidad la presidenta Rosa de Mollegas le impuso las Llaves de la Ciudad y el Dean de la Catedral, monseñor Samuel Pinto Gómez, leyó las palabras de salutación en las que destacó el papel actual de la Iglesia.
“El edificio de la civilización moderna debe construirse sobre principios espirituales, los únicos capaces no sólo de sostenerlo, sino también de darle iluminación y darle vida”.
Monseñor proclamó al espiritualismo como tesoro personal que orienta los caminos y ofreció al ilustre visitante la generosidad de la Iglesia de Guayana y la amistad del hombre guayanés.
El Cardenal, por su parte, bendijo a los guayaneses y los felicitó porque viven en una tierra prodigiosa que “han venido desarrollando con fe, coraje y tesón haciendo del trabajo toda una obra de la que se sienten orgullosos”.
Dijo que Guayana está destinada a convertirse en el futuro de Venezuela y felicitó igualmente a los bolivarenses por tener de Arzobispo a Monseñor Medardo Luzardo, a quien conoce muy bien por haber sido su secretario privado cuando él era Obispo Auxiliar de Maracaibo.
Tocó el tema de la campaña electoral y dijo que debía ser de altura, desligada de la mentira y la calumnia y sobre la vocación sacerdotal calificó de halagüeñas las perspectivas “si observamos que para 1972 había cien seminaristas y en la actualidad esa cifra aparece multiplicada por ocho.
Cuando el Cardenal Alí Lebrún Moratinos estuvo de visita en Ciudad Bolívar ya era un religioso colindando los setenta años de edad, puesto que había nacido en Puerto Cabello el 9 de marzo de 1919.
Sus estudios transcurrieron en el Seminario Interdiocesano de Caracas; en la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma; y también en la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá.
Se ordenó de sacerdote en Valera. Trabajó pastoralmente en varias parroquias y fue electo Obispo titular de Arado y nombrado auxiliar de Maracaibo, el 2 de agosto de 1956. Consagrado, el 2 de septiembre de1956, en Valencia, por Raffaele Forni, Arzobispo titular de Egina, y Nuncio en Venezuela. Administrador apostólico de Maracaibo, de Maracay, de Valencia. Asistió al Concilio Vaticano II y a la II Asamblea General Episcopado Latinoamericano, en Medellín. Promovido a la sede titular arzobispal de Voncaria y nombrado coadjutor, con derecho a sucesión, y administrador apostólico, sede plena, de Caracas. Fue vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana. Asistió a la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en Puebla. Sucedió a la sede metropolitana de Caracas, el 24 de mayo de 1980.
Cardenal presbítero, el 2 de febrero de 1983 recibió la birreta roja y el título de S. Pancrazio, el 2 de febrero. Asistió a la II Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 24 de noviembre al 8 de diciembre de 1985; a la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en Santo Domingo, República Dominicana, del 12 al 28 de octubre de 1992. Renunció al gobierno pastoral de la Arquidiócesis, el 27 de mayo de 1995. Perdió el derecho a participar en el cónclave al cumplir los 80 años de edad, el 19 de mayo de 1999. Falleció el 21 de febrero del 2001.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada