miércoles, 7 de mayo de 2014

Primer Orfeón de Ciudad Bolívar


En el mes de diciembre de 1950 quedó constituido el primer orfeón que tuvo Ciudad Bolívar (en la foto), luego de una labor encomiable del Pbro. Segundo Ferrero, de nacionalidad italiana y quien fungía de director del mismo.
Este grupo polifónico que celebraron y nunca se cansaron de aplaudir los bolivarenses, se fundó con el nombre de “Orfeón de Ciudad Bolívar” y para su realización tuvo mucho que ver el entusiasmo de las entidades gubernamentales del Estado como de la ciudadanía guayanesa.
Su actuación comenzó inmediatamente después de la fecha de su fundación con dos conciertos que pusieron de relieve la magnífica dirección y sensibilidad artística que se necesita para la selección de voces puras y armónicas que constituyen la perfección coral y solista.
El primer concierto con el cual debutó el Orfeón fue de carácter sagrado, en el mes de enero de 1951, y el segundo concierto tuvo carácter lírico polifónico, el mes de marzo del mismo año.
La dirección artística estaba formada por la juventud estudiantil de Guayana, representada por profesores y alumnos del Liceo Peñalver y del Instituto de Comercio Dalla Costa, Carmen Elena Siegert, Jesús Amunchategui, Manuel J. Orta, Rafael Montoya y Ernesto García.
El Orfeón de Ciudad Bolívar estuvo integrado, entre otros, por Teresita León,  Elena Vera, Ivon Puppio, Jesús Amuchategui, Elda Maradey. Yolanda Aponte, Erlinda  Paiva, Teresita Larosa, Irene Hernández. Carmen Rosa Aristeguieta, María Sieguert Carmen Elena Sieguert Yolanda González, Corita Silva,  Luisa Elena Guzmán, Iris Aristeguieta,  Dulce María Guevara, Luisa Rojas Sevillano,  Josefina Hernández, Edilia Orta,  Aimée Marvaldi, Jacinta Maestracci,   Julia Robert,  Reyes Manrique  Piatrantoni, Eunice Rodríguez, Delia Zerpa, José María Rojas, Edward Malek Jorge Machado Luengo, Efrén Ramírez, Ernesto García, Manuel J. Orta, Alexis Bastidas, Haley Pérez Rossi, Yocoima Pérez Rossi, Camilo Perfetti, Pedro Rizzo, César Pérez Rossi, Carlos Salom, Carlos Elías Rendón, Rafael Montoya, Napoleón Torres, Rafael Alejos, Castillón Romero y Hugo Figarella.
         Este considerado primer Orfeón de la ciudad,  desapareció con el tiempo y muchos de sus integrantes  pasaron a formar parte del Orfeón del Liceo Peñalver que tuvo entre sus directores prominentes a Monseñor Constantino Maradei Donato y José Francisco Miranda (Fitzí). Con este Orfeón, Fitzí estrenó su Himno al Estudiante que en principio estuvo dedicado a Eutimio Rivas, víctima de los sargentos del gomecismo contra los universitarios del 28.
Antes del Orfeón de Ciudad Bolívar, la práctica coral en la ciudad se daba y se mantenía en la iglesia Catedral desde 1870 cuando Juan Bautista Dalla Costa, Presidente del Estado Soberano de Guayana, trajo de Inglaterra un órgano de mil voces que donó para el Coro Alto que entonces tenía Maestro de Capilla, Sochantre y Chantre que colmaban el templo dominicalmente con el canto gregoriano.
Podríamos decir que el Orfeón de Ciudad Bolívar fue uno de los primeros en Venezuela. El primero sería el Orfeón Lamas fundado en 1930 (de la Escuela de Música José Ángel Lamas) y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, siendo su más importante propulsor Vicente Emilio Sojo; a ambas instituciones se integran los mejores músicos profesionales y los cantantes más sobresalientes. El Orfeón Lamas fue el primer coro mixto  estable en Venezuela.
Luego le sigue el Orfeón de la UCV fundado en 1943 por Antonio Estévez, y declarado “Patrimonio Artístico de la Nación” en 1983. Está considerado como pionero de las agrupaciones corales universitarias venezolanas.
Este Orfeón perdura no obstante la tragedia de 1976 del avión C-130 “Hércules” de la Fuerza Aérea Venezolana que lo transportaba con su director, el maestro Vinicio Adames, se estrelló a 200 m de la pista de Lages en la isla Texeira del Archipiélago de las Azores. Mueren todos, incluyendo los tripulantes del avión, 68 personas en total.

La tradición del orfeón iniciada por el Orfeón de Ciudad Bolívar se ha mantenido en la capital bolivarense extendida a otros liceos, universidades e instituciones del Estado, unos movimientos o conjuntos polifónicos efímero y otros de larga vida. Hasta un Orfeón cinético tuvo Ciudad Bolívar en la época de Fitzí Miranda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada