lunes, 23 de julio de 2012

López Contreras visita Ciudad Bolívar

El 4 de septiembre de 1938, el presidente de la República, general Eleazar López Contreras, visitó Ciudad Bolívar, donde fue recibido por unas 12 mil personas que lo aguardaban en el Paseo Alameda. Llegó a la ciudad a bordo de la cañonera Rafael Urdaneta y se dirigió seguidamente a la Plaza Bolívar.  Visitó el Palacio de Gobierno así como las obras construidas y en construcción.  También le dispensó una visita al Barrio Perro Seco que se hallaba inundado. Visitó igualmente al liceo Peñalver en la Casa del Congreso de Angostura, el Cuartel del Capitolio donde fue recibido por el coronel Juan Bautista Páez, comandante del batallón Rivas. Visitó el barrio El Pueblito y muy cerca El Matadero Municipal, Santa Ana, la Cárcel Pública, el Mercado y el Hospital Las Mercedes. En el Club de Comercio se reunió con diversos sectores de la sociedad bolivarense y pronunció un discurso en el que dijo que, “Mi gobierno no es un gobierno de fuerza, sino de convencimiento, no de fuerza sino de ley y la ley es dura, pero los hombres y los gobiernos con un poco de buena voluntad, lograrán no violarla”.

El discurso de bienvenida antes estuvo a cargo del gobernador del Estado doctor José Benigno Rendón y de don Natalio Valery, presidente de la Cámara de Comercio, quien disertó sobre la  realidad económica y social de la región, disertación que a juicio del gobernador y demás funcionarios, fue cruda y dejaba mal situada la administración regional, por lo que tan pronto el presidente de la República se ausentó, se encresparon los ánimos y la prensa local fue portavoz de quienes aplaudieron a Valery como de quienes estaban en desacuerdo con el contenido, forma y tono de su discurso.

El presidente López Contreras manifestó su preocupación por los problemas que planteó en su discurso el presidente de la Cámara de Comercio, y dijo que él mismo había constatado el estado de abandono en que se hallaba San Félix y prometió  además de un vasto plan minero, incluir en el Plan Trienal de su gobierno la construcción de la carretera Ciudad Bolívar a San Félix. Por la noche el magistrado disfrutó una velada presentada en su honor en el Club de Comercio

El Presidente regresó navegando el Orinoco en la cañonera y en el Caño San Juan se trasladó al Leandro, yate presidencial, para continuar hasta Maturín, ciudad natal de su esposa que se había separado de la comitiva para visitar la Isla de Trinidad.

Lo cierto es que en el mes de noviembre y coincidiendo con las elecciones donde fue electo senador junto con Eduardo Oxford, el gobernador José Benigno Rendón fue sustituido por el tachirense Ovidio Pérez Ágreda y juramentado por el entonces presidente de la Asamblea Legislativa, doctor José Miguel Gómez Rangel (El Pope Gómez).

Antes de formalizar la entrega de la Gobernación José Benigno Rendón, puso en servicio el Hospital Roscio a un costo de 146.764 bolívares y el centro de enajenados a un costo de 70 mil 619 bolívares. Hasta entonces a los enfermos mentales los internaban en la Cárcel Pública junto con los delincuentes y procesados políticos; afortunadamente no eran tantos pero de todos modos constituían un problema de salud grave.

La primera operación quirúrgica en el Hospital Roscio de El Callao se practicó un mes después de su inauguración. Se trató de una apendicitis de urgencia de un obrero de una compañía minera de El Callao. La practicó el Dr. Jorge Figarella ayudado por los doctores Antonio Van Praah y Pedro Reyes Gordon, en calidad de anestesista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario