lunes, 2 de julio de 2012

Las primeras becas universitarias



b1topicos
El 18 de febrero de 1939, por decreto del presidente del Estado Bolívar, doctor Ovidio Pérez Ágreda, el Gobierno del Estado Bolívar concedió las primeras becas para seguir estudios en la Universidad y otras escuelas superiores.

En total, 15 becas de 120 bolívares mensuales para realizar estudios superiores en Caracas. Entre los beneficiados se encontraban: Alejandro Otero (en la foto), Héctor Rafael Bello, Aníbal Álvarez, Luis Felipe Pérez Flores, Eleazar Alcalá Armas y Humberto Bártoli.

Todos se hicieron profesionales y sobresalieron cada uno en su disciplina universitaria. El único de ellos que interrumpió sus estudios de maestro rural en la Escuela del Mácaro en Maracay fue Alejandro Otero quien prefirió la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas de Caracas.

Alejandro Otero, luego de tanto rebelarse interrumpió sus estudios de maestro y se regresó a Ciudad Bolívar. Su madre le consiguió empleo en el Banco Royal, pero aquí tampoco pudo sostenerse porque lo de él era la pintura. Sometida su situación a un consejo de familia, logró lo que quería y viajó a Caracas donde ya estaba su hermano trabajando y pudo ingresar a la Escuela Cristóbal Rojas.

Aquí comenzó una nueva vida, su vida de artista polidimensional que se resume en varios períodos: el figurativo analítico en 1941; el llamado período de Las Cafeteras que inicia en París en 1946 bajo la influencia de Pablo Picasso; el de los Coloritmos en 1955; Papeles coloreados en 1965 y dos años después, 1967, inaugura el período definitivo de las estructuras espaciales que le dieron renombre y acentuaron su trascendencia internacional.

Héctor Rafael Bello, único sobreviviente de aquellos primeros bolivarenses becados para ir a la Universidad, se graduó de médico en la UCV en 1944. Luego realizó estudios de postgrado en la especialidad de pediatría; médico jefe de los servicios de pediatría del Ruiz y Páez, médico jefe de la Unidad Sanitaria, cofundador de la Seccional del Consejo Venezolano del Niño y otros relevantes cargos en Caracas y Miranda. Las unidades flotantes que prestaban servicio médico asistencial a los pueblos ribereños del Orinoco fueron creación suya.

Eleazar Alcalá de Armas, egreso de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Central. Realizó carrera judicial en Caracas, Aragua y Ciudad Bolívar. Aquí fue juez superior, canciller jurídico del Consejo Venezolano del Niño y participó en los movimientos literarios de la ciudad.

Aníbal Álvarez, egresó de la Escuela de Medicina de la UCV y junto con Said Moanack, Ismael Núñez y Lino Maradei fundaron la Clínica García Parra, de gran prestigio en la ciudad.

Luis Felipe Pérez Flores, comenzó estudios de Medicina en la UCV y luego en España, prácticamente exiliado por su actividad política dentro de las filas de la juventud de Acción Democrática. A raíz del 23 de enero de 1959 regresó a Ciudad Bolívar donde fue electo concejal y primer presidente del Concejo Municipal de la época democrática, bolivarense a carta cabal, se opuso a la mutilación geográfica del distrito Heres para la creación del Distrito Municipal Caroní.

Humberto Bártoli, descendiente de los primeros Bártoli de Upata procedentes de Italia. Egresado del Pedagógico de Caracas, político y parlamentario. Casado con Vidalina Romero, también política y parlamentaria que llegó a ser vicepresidenta de la Cámara de Diputados. Durante el gobierno constitucional de Rómulo Betancourt, Humberto Bártoli fue gobernador del Estado Miranda, y en la época de Marcos Pérez Jiménez, fue preso y exiliado en México en donde fundó la Editorial Yocoima junto con otro distinguido pedagogo, el doctor J. M. Siso Martínez. Ambos autores de varios libros, entre ellos, Historia de Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario