sábado, 24 de marzo de 2012

El Acueducto de Ciudad Bolívar

El 16 de octubre de 1934 concluyó el estudio realizado para dotar a Ciudad Bolívar de un nuevo acueducto, pues el que se hallaba en servicio no satisfacía la demanda de la población, toda vez que databa desde los tiempos del presidente del Estado, Ramón A, Mayol, vale decir, desde 1883, cuando se firmó contrato con el empresario norteamericano G. F. Underhill.

Visto lo cual, en octubre de 1934 se realizó un estudio para la construcción de un nuevo acueducto y se buscó una fuente de agua distinta al Orinoco debido a la contaminación que ya comenzaba a amenazar al río. Entonces se pensó en los ríos Marhuanta, Candelaria, Candelarita, Monacal, Marcela y el Salto de la India a 72 metros sobre el nivel del mar.

Según el último censo de 1926, la población de Ciudad Bolívar era de 16.762 habitantes, pero la proyección para la fecha del estudio, la ubicaba en 20 mil, por lo que calculando un consumo diario de 100 litros de agua por persona, se requería un nuevo acueducto capaz de generar 2.000 metros cúbicos durante las 24 horas.

Entonces se resolvió continuar con el Orinoco como fuente, pero reubicando la toma más arriba de las bocas del San Rafael. Partiendo de esta fuente, se proyectó un acueducto con un nuevo reservorio o estanque en cerro El Vigía además de la vieja Caja de Agua, y con capacidad de 2.000 metros cúbicos de agua continua durante las 24 horas del día, a razón de 100 litros per cápita.

En febrero de 1938, ya extinguida la dictadura de Gómez y siendo Presidente del Estado el doctor José Benigno Rendón, se venció el contrato del viejo acueducto con la firma Tomasi y el acueducto pasó a control de la Municipalidad y ésta designó a César Jara Rodil y a Martín Maestracci para administrarlo. Tal decisión produjo una discusión acalorada en el seno del Consejo y la renuncia del padre José María Villasmil a su curul edilicia ante la solicitud hecha por don Antonio Liccioni, quien pedía la administración del acueducto para con los beneficios sanear o desecar la laguna que continuaba amenazado la salud de la población.

Entre tanto se había decidido la ejecución del proyecto del nuevo acueducto, el cual vino a hacerse realidad en 1943 en manos de la contratista Raymond Pile Concrete Co. En junio se probó la bomba de la eestación principal situada en La Toma. De aquí se bombeaba el agua hasta el estanque del cerro El Vigía, de donde era bombeada a la Caja de Agua, frente al Capitolio.

En 1945 el acueducto pasó a ser administrado directamente por el Instituto Nacional de Obras Sanitarias y así se mantuvo hasta fines de la década del ochenta, pero como en 1980 la población de Ciudad Bolívar había aumentado considerablemente, hubo que construir una segunda Planta de Tratamiento con capacidad de 600 litros por segundo.

Pero este nuevo acueducto igualmente resultó a la larga insuficiente y hubo que complementarse con una estación de bombeo desde el Lago de Guri tras salvar una distancia de 77 kilómetros de tubería de 54 pulgadas.

Llegó un momento en que el INOS técnica y financieramente no podía continuar administrando el acueducto y por resolución gubernamental pasó a manos de la CVG a través de su filial Obras Sanitarias e Hidráulicas, Sistema Subregional.

El 24 de febrero de 2005 por iniciativa del ggobernador Francisco Rangel Gómez en consenso con los aalcaldes del eestado se contrajo el compromiso de dar respuesta a la problemática del agua y surgió lo que conocemos hoy como Hidrobolívar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario