viernes, 24 de febrero de 2012

La cupletista Raquel Meller


En 1926, la cupletista Raquel Meller, actriz de teatro y cine mudo, famosa por el Relicario y La Violetera, realizaba gira por los Estados Unidos recorriendo Nueva York, Filadelfia, Chicago, Boston, Baltimore, Los Ángeles y se diligenciaba su presentación en Caracas y en el Teatro de Ciudad Bolívar, pero la artista, por compromisos con el belga Jacques Freyder para protagonizar la película Carmen le fue imposible venir.

Dado ese inconveniente, el Teatro Bolívar arrancó la temporada con la presentación de la Trouppe de Amparito Valdivieso, seguida el 15 de febrero con el debut de Mary Wilson que tenía promoción desde el año anterior. Debutó el domingo con la comedia de Felipe Sassone A campo traviesa que, obviamente nada tenía que ver sino en sentido figurado con las llamadas carreras a campo traviesa, suerte de competición de carrera pedestre celebrada sobre terreno con obstáculos naturales como setos, zanjas, arroyos, tierra de labranza.

Además de esta trouppe contratada por la Junta Directiva del Teatro Bolívar en Ciudad Bolívar existía una empresa de espectáculos públicos cuyo gerente era C. E. Echeverría que contrataba los artistas en Caracas y luego los presentaba en los cines América, Bolívar y Gómez. Estos artistas llegaban en barcos y solían hospedarse en los hoteles mejor recomendados de entonces que eran el Hotel Cyrnos, Bolívar, Venezuela y el Colón o antiguo Hotel D’Anello, frente al Royal Bank of Canadá, a media cuadra de la Aduana.

Por cierto, que ese año se conmemoró el centenario del natalicio de José Félix Armas, extraordinario farmacéutico a quien el Licenciado Ramón Isidro Montes exaltó como el verdadero artífice del Teatro Bolívar inaugurado en febrero de 1883.

José Félix Armas nació en Cumaná el 20 de noviembre de 1826 y falleció el 29 de abril de 1913 a la edad de 87 años. Graduado de farmacéutico en la Facultad de Medicina de Caracas el 19 de abril de 1855, era para el momento de su fallecimiento el decano de los farmacéuticos de Venezuela.

Al año siguiente de graduado se trasladó con su familia a San Fernando de Apure donde ejerció la medicina y estableció la primera farmacia regular que existió allí. Se trasladó a Ciudad Bolívar en 1869, fijando desde entonces su residencia en la capital bolivarense.

En Ciudad Bolívar, al igual que lo hizo en Apure, montó su propia farmacia y ejerció la terapéutica aleopática y homeopática. Ejerció en tiempo de los doctores Luis Francisco Plassard, Francisco Goicochea, Wenceslao Monserratte José Ángel Ruiz, Simón Barceló, Asunción Farreras y Félix Moreno. Para combatir la malaria inventó la “Panacea apureña”, premiada en la Exposición de París, y el “Amargo de Armas”, tónico aromático muy agradable.

1926, además, fue el año en que se iniciaron los trabajos de La Escalinata en la Laja del Campanario para comunicar las calles Carabobo y Bolívar, atendiendo a un decreto del presidente del estado, general Silverio González. Tales trabajos deberían estar concluidos el 19 de diciembre, aniversario del ascenso al Poder del general Juan Vicente Gómez. Fue el año también en que el periodista e impresor Jorge Suegart, aceptó ejercer la Dirección de Fomento y Estadística del Gobierno del general Silverio González. Jorge Suegart entonces era un hombre muy inquieto, atendía a la ingeniería automotriz y a la cinegética.

Asimismo el año en que la Cervecería que tenía Ciudad Bolívar acusaba conflicto a nivel superior, visto lo cual el vicepresidente Eduardo Boccardo convocó a una reunión urgente con el objeto de conocer y resolver sobre una “incidencia provocada” por el presidente de la compañía Juan Andrés Pietrantoni contra el gerente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada