sábado, 11 de febrero de 2012

De La Galia a El Manteco de los Leoni


El 8 de enero de 1917, J. A. Ginestra inauguró entre las calles Piar y Orinoco, en una casa que acababa de construir en la esquina Dalton, el botiquín La Galia, porque a lo largo de la calle Piar, “Dalton & Cía.” tenía su establecimiento mercantil.

Aquí J. A. Ginestra edificó ese inmueble con la esquina semicircular (en la foto), en el cual instaló un botiquín con ese nombre de La Galia, porque los Ginestra proceden de ese antiguo dominio de los celtas, ocupando una buena parte de lo que es hoy Francia e Italia. Más recientemente se instaló allí la tienda La Belleza. Al lado estaba la sucursal del Banco de Venezuela y contigua a éste la Agencia Chevrolet de Tomassi, administrada por Luis Ginestra, de la misma cepa, casado con una hermana de Tomassi, llamada Lilina Tomassi.

Entre La Galia y el Banco de Venezuela funcionaba el establecimiento comercial de Ramón Antonio Aular. En la calle Piar estaba el depósito y venta de la cerveza Heineken a cargo de Nassib (Nassibito) Rassi, quien tenía como asistente a Juan Genatios (Gallo Guindao). Mucho antes de llamarse la calle Piar era conocido como el callejón Dalton y en ella estaba la entonces famosa Herrería de Humberto Bates, que construía y reparaba coches tirados por caballos y mulas, así como las espuelas que calzaban los caucheros para trepar los árboles de la gutapercha.

El padre de Raúl Leoni, quien fue Presidente de la República durante el quinquenio 1964-69, estuvo internado por esos parajes del balatá y el caucho, falleció ese año de 1917. La muerte de Clemente Leoni ocurrió en Upata, el 5 de junio. Cuando don Clemente falleció, Raúl Leoni tenía doce años y se hallaba estudiando en el Liceo Guayana, en Ciudad Bolívar, dirigido por Narciso Fragachán.

Clemente Leoni había nacido el 24 de noviembre de 1874, en Murato, Bastia, Isla de Córcega. Emigró muy joven a América junto con su hermano Juan Bautista Leoni, se establecieron: Juan Bautista, en El Manteco y Clemente Leoni, en Upata, donde contrajo matrimonio con Carmen Otero Fernández, hermana de José María Otero, padre del pintor Alejandro Otero, quien para la fecha apenas tenía cuatro años y se hallaba junto con sus padres en El Manteco.

Después de contraer matrimonio se radicó en ese poblado junto con su esposa, y se dedicó a la explotación del balatá junto con su hermano Juan Bautista y José María Otero, hermano de su esposa.

De la familia Leoni-Otero se desprendió una rama que se instaló en Barcelona, de donde son los Otero Silva. Entonces, para ir de Upata a El Manteco había que hacerlo en carromato tirado por bueyes y se tardaban días y noches.

Los Leoni-Otero se reinstalaron en Upata en 1919 y los Otero-Rodríguez en 1923. El matrimonio Clemente Leoni y Carmen Otero Fernández, tuvo cinco hijos: Regina, muerta muy joven; Armando, fallecido a los 14 años; Clementico, Tancredo y, Raúl Leoni Otero, quien tras la muerte de su padre se radicó con su madre y hermanos en Caracas, para proseguir el bachillerato en el Liceo Caracas con los maestros Rómulo Gallegos y Luis Espelosín. Luego ingresó a la Universidad Central, donde inició su carrera política como Presidente del Centro de Estudiantes de Derecho y director de la revista Centro. Los estudios quedaron interrumpidos por los sucesos antigomecistas de 1928, de manera que su carrera de abogado la proseguiría durante su estadía en el exilio colombiano y no se graduaría sino en 1938

1 comentario:

  1. Saludos paisano , Muy interesante, refrescante, tu escrito , es como volver a esas tierras , UN ABRAZO

    ResponderEliminar