miércoles, 11 de diciembre de 2013

Restauración Casa Congreso de Angostura

La restauración de la Casa del Congreso de Angostura la inició el gobernador Domingo Álvarez Rodríguez (1974-5) y la continuó su sucesor Roberto Arreaza Contasti(1975-77), durante cuya administración también, el Gobierno Nacional, con una partida expresamente establecida por la Comisión de Finanzas del Congreso Nacional cuyo Presidente entonces era el doctor Juan Manuel Sucre Trías, y a solicitud del Arzobispo Crisanto Mata Cova, se iniciaron los trabajos de restauración de la Catedral.
En abril, el doctor Manuel Rivero, Presidente de la Junta del Patrimonio Histórico de la Nación, vino a respaldar la iniciativa y declaró que la Casa del Congreso de Angostura pertenece a todos los venezolanos porque definitivamente tiene un mensaje trascendental para todos nosotros. Explicó que la Casa del Congreso de Angostura, una vez restaurada debe ser algo más que un museo para guardar reliquias. Debe ser un centro más vivo, más dinámico, menos estático de lo que son los museos tradicionales.
Anunció su decisión de dirigirse al Congreso de la República solicitando por intermedio de su presidente que un cuadro que estuvo en el Palacio Legislativo durante  más de cien años, pintado en la época de Guzmán Blanco por un artista alemán y que representa probablemente la Reunión de los 60, sea donado a Ciudad Bolívar para instalarlo en la Casa del Congreso de Angostura.
Este cuadro fue quitado del Salón Elíptico para instalar allí el de la Firma del Acta de la Independencia, pintado por Tovar y Tovar. Asimismo en esta casa del Segundo Congreso de Venezuela estarían los muebles originales de la época, el manuscrito original del Mensaje del Libertador al Congreso de Angostura el día de su instalación, un gran retrato del Libertador y los bustos de los congresistas de 1818. De igual manera una sala de proyección en donde de una manera rápida, pero efectivamente didáctica el joven que visita la casa pudiera tener una visión de lo que fue Guayana antes de la Independencia y durante la República tratando de señalarle no lo que es evidente, sino lo que esto representa como punto referencial para definir nuestra nacionalidad. 
Mientras duraba la restauración fue encomendado Rafael Pineda, esclarecer las firmas de los artistas que pintaron los retratos de los próceres que aparecen en la colección de la Casa del Congreso de Angostura.
Así, el pintor Pedro Lovera aparece con su firma en los retratos de José Tomás Machado, Diego Bautista Urbaneja y se le atribuyen los de Diego Antonio Alcalá y Simón Bolívar.
         Los retratos de Juan Germán Roscio, Santiago Mariño, Juan Bautista Dalla Costa, Wenceslao Monserratte y Ramón Isidro Montes aparecen firmados por el pintor Miguel Isaías Aristiguieta, bolivarense muerto en 1905.
         Los retratos realizados entre 1911 y 1912 de Juan Vicente Cardoso, Pedro León Torres, Juan Bautista Dalla Costa (otro), José Eusebio Afanador y José Gabriel Ochoa, aparecen firmados por el pintor caraqueño muerto en 1914, Antonio Herrera Toro.
         El óleo que representa al Escudo de Venezuela, hecho en 1867, aparece firmado por el pintor francés E. Forjonel y el de Próspero Reverend, firmado por el artista colombiano, de Antioquia, José Eugenio Montoya. De Raúl Moleiro son los retratos de Tomás de Heres, Antonio José de Sucre y Manuel Centurión. Hay otros de autores desconocidos.
         Las obras debidamente restauradas, a excepción del retrato de Mariño, que se veía muy malogrado seguramente por haber estado expuesto a la humedad, fueron depositadas en el Museo de Ciudad Bolívar, Casa del Correo del Orinoco, hasta tanto terminaran los trabajos de restauración de la Casa. La investigación de Pineda concluyó con la edición del libro “La Historia Pintada”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada