martes, 10 de diciembre de 2013

Rafael Durán Rondón

C1TOPICOS
El 14 de octubre de 1974, falleció a causa de una  aneurisma (dilatación anormal de un sector del sistema vascular) el periodista Rafael Durán Rondón, mejor conocido en el medio como “Curro Puya”, seudónimo popularizado por la afición taurina caraqueña.
         Rafael Durán Rondón falleció a la edad de 63 años puesto que nació el 23 de abril de 1911 en Ocumare del Tuy (Estado Miranda).  Se radicó en Ciudad Bolívar en los años sesenta contratado como director del diario “El Bolivarense”, cuando este matutino era tabloide impreso por el sistema de linotipos y plomo caliente.
         El famoso Curro Puya distinguido mejor como Cronista Taurino de mucho peso y pureza en el manejo del idioma, llegó a Bolívar después de 37 años prestando servicio de columnista de los diarios El Impulso, La Esfera, El Nacional, El Universal , Diario de Occidente y en las revistas Momento y Ovaciones.
         Fue fundador de la Asociación Venezolana de Periodistas en Caracas al lado de Francisco J. Ávila, Pascual Venegas Filardo y Ramón Díaz Sánchez.  En la Seccional de Ciudad Bolívar llegó a desempeñar distintas secretarías, incluyendo de la de Secretario General.
         Siendo director de El Bolivarense, lo acompañé como Jefe de Redacción, solución salomónica para sus ausencias bohémicas hasta que el doctor Álvaro Natera le trajo sustituto de la misma Caracas.  De la capital metropolitana venían los directores de El Bolivarense: Gustavo Naranjo, Gustavo Herrera Bolívar, Vinicio Romero, Luis Lira Puerta y de El Bolivarense saltaban con facilidad bien a la jefatura de prensa de la Gobernación o de la Asamblea Legislativa.  En el caso de Rafael Durán Rondón, pasó a la Jefatura de Relaciones Públicas de la Asamblea Legislativa en tiempos de Róger González y estuvo metido en un proyecto para la edificación de una Plaza Monumental de Toros en Ciudad Guayana.  Después me sustituyó como director de la revista “Orinoco” fundada por la periodista Gladys Figarella.
         Curro Puya se hizo popular en las tertulias de intelectuales y aficionados taurinos de Ciudad Bolívar como evidencia su foto en compañía de un oficial de División de Infantería y de los periodistas Gustavo Naranjo y Evelio García. 
Solía en raptos bohémicos contrapuntear con Manolo Cisneros en el cante-jondo y romances de García Lorca en las tenidas vespertinas y nocturnas de la Ciudad Bolívar de los años sesenta y setenta.  Uno de sus romances favoritos era el del sonámbulo: “Verde que te quiero verde” / Verde viento. Verde ramas / El barco sobre el mar / y el caballo en la montaña / Con la sombra en la cintura / ella sueña en su baranda / Verde carne, pelo verde / con ojos de fría plata / Verde que te quiero verde /  Bajo la luna gitana / las cosas la están mirando / y ella no pudo mirarlas…”
         Asimismo contar en sus amenas tertulias, siempre aderezadas con anécdotas, la buena época del Nuevo Circo de Caracas donde  encuadraba a  César Girón, considerado el más grande matador de toros nacido en Venezuela.  Recordaba que el mataor se presentó en febrero de 1953 para recibir a los espadas españoles LitriJulio Aparicio y Pepín Martín Vázquez, entre otros. Para muchos, su mejor faena fue con un toro de Piedras Negras llamado Jarameño, el 24 de marzo del 63.
Rafael Durán Rondón vivió en Ciudad Bolívar hasta octubre de 1974.  Afectado por una aneurisma que lo corneó al final de muchos buenos  lances, fue a morir a la Caracas del Nuevo Circo, donde presenció y reseño con buena pluma las más famosas corridas taurinas de la época de oro de ese ruedo.
.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada