martes, 13 de noviembre de 2012

La Múcura y el monstruo

B1TOPICOS
El 27 de febrero de 1952, a la 1:50 de la tarde, naufragó entre la Isla de El Degredo y la Piedra del Medio, la chalana “La Múcura”, perteneciente a la flota de “Transporte Fluvial” de don Antonio Levanti.
“La Múcura” prestaba el servicio de Soledad a Ciudad Bolívar y viceversa, transportando vehículos con carga y pasajeros. Toda de acero, con capacidad para 80 toneladas de carga, había sido construida por el armador Alberto Minet, en su varadero de La Trinidad en el sector de La Carioca.
Se promocionaba como una chalana rápida, segura y cómoda. Sin embargo, naufragó aparatosamente en pleno martes de carnaval transformando el jolgorio de esa tarde en consternación y duelo.
La chalana había despegado de Soledad transportando 2 camiones, Zorra, cargados de Palas Mecánicas, para una compañía naviera; 2 choferes, 2 ayudantes, un pasajero y la tripulación compuesta por el capitán Efraín Navarro y los marinos Santos Salazar, Daniel Guevara y Daniel Vásquez; el conductor de uno de los dos camiones zorra, Octavio González, el pasajero Ramón Jaime; el ayudante Medardo Malavé, y el conductor de la otra gandola, Vicencio Verdú. Este último desaparecido junto con el ayudante de Octavio González.
Las pérdidas fueron estimadas en 500.000 bolívares. La Múcura había sido fabricada en el Astillero La Trinidad de Alberto Minet. Tenía 20 metros de eslora, con calado de 0,87 metros y capacidad para 50 toneladas, además de 141 metros cuadrados disponible para carga. Su casco de acero estaba soldado con planchas de 1/4 pulgadas.
Virtualmente la barcaza se hundió por exceso de peso, pero el accidente dio pábulo a la antigua leyenda según la cual había sido atrapada por un supuesto monstruo, o hidra de siete cabezas, que mora bajo la Piedra del Medio.
El cuento viene desde muy lejos, desde que los indios habitantes de las costas, tal vez los Arucas o indios zapoaros, tratando de explicarse el fenómeno periódico de las crecidas y bajadas del río, terminaron por atribuirlo fabulosamente a la existencia de a una criatura que absorbía y vomitaba las aguas paulatinamente cada seis meses y que con el tiempo los guayaneses lectores de la mitología griega le agregaron siete o nueve cabezas como las de la famosa hidra que habitaba en los pantanos de Lerna y que fue estrangulada por Hércules.
De manera que la Piedra del Medio como Escila y Caribdis, de las famosas Rocas Erráticas, que estremecieron las naves de Ulises mientras navegaba de regreso a su lejana y amada Itaca, también, según la leyenda contemporánea, tiene su monstruo o, según la leyenda indígena, una descomunal culebra de siete cabezas que succiona el agua del río dando lugar a peligrosos estiajes o reflujos. Ese succionar cuando el monstruo está muy sediento, es capaz de absorber como tromba todo cuanto se acerque por las inmediaciones de la Piedra, bajo cuya base el monstruo tendría su guarida. Ello explicaría la desaparición de curiaras, nadadores, pescadores y hasta esta chalana “La Múcura” del que fue transporte fluvial de Levanti que vemos en la foto. Este accidente fluvial acaecido un martes de carnaval vino a reforzar la creencia y dar pábulo a la imaginación popular tan sensible a las homéricas fantasías de la Odisea.
Lo cierto es que al oriente de la Piedra existe una fosa de 150 metros de profundidad que cuando el río está crecido desarrolla una descomunal fuerza de gravitación capaz de atraer hasta una chalana de 50 toneladas como la armada en el varadero de La Trinidad (La Carioca) por el ya extinto Alberto Minet.

1 comentario:

  1. hay alguna foto documenta sobre esa embarcación.. y esa serpiente de 7cabezas que abunda en las aguas del rio orinoco..??

    ResponderEliminar