jueves, 10 de mayo de 2012

José Luis Orsetti

El 19 de septiembre de 1931, los bolivarenses aficionados al boxeo se entretuvieron con la  disputa de la Faja del Campeonato de Boxeo de Guayana, peso Welter, entre el ídolo nativo José Luis Orsetti y Eugenio Pozo  del Perú  mejor conocido como Kid Terris. 
El encuentro boxístico se escenificó en el cuadrilátero del Teatro Cine América con boletos agotados mucho antes de iniciarse el enfrentamiento con un público cubriendo todos los asientos disponibles y otro lamentándose afuera por la falta de espacio.
Sonó el primer campanazo en medio de un silencio que progresivamente se fue rompiendo hasta alcanzar un grado de emoción incontrolable. Ambos contendores se reconocieron durante el primer raund y terminaron en un tome y dame que se iba intensificando hasta el sexto asalto en que el Juez se vio obligado a suspender la pelea bajo la protesta de los circunstantes a causa de un cabezazo  de José Luis Orsetti contra el ojo de su contendor que lo dejó viendo estrellas.
            José Luis Orsetti durante su juventud tuvo una vida agitada como camionero y boxeador de pegada recia.  Luego dejó la vida dura de los golpes y desafíos por una más piadosa y generosa.  Se afilió al Evangelismo, movimiento protestante anglo-estadounidense que resalta el compromiso universal con Cristo y la autoridad de la Biblia.
Ese movimiento todavía en estado embrionario en Guayana, lo hizo Pastor de gran influencia y arrastre.  Fundó en Negro Primero la Iglesia y Escuela Bethel y no conforme siguió la línea social demócrata de AD y llego a ser electo concejal por el distrito Heres. Cuando se le criticaba decía que Acción Democrática era el partido venezolano más cerca de la filosofía del movimiento evangélico.  Proclamaba que los evangelistas creen que cada individuo tiene una necesidad de renacimiento espiritual y compromiso personal con Jesucristo como salvador.
Los encuentros de boxeo en el Teatro Cine América, comenzaron a mudarse  ese mismo años para el Circo Monedero debido a que comenzaron a llegar las películas sonoras que constituyó una gran novedad y atractivo sin par para los amantes del cine.
Tocó a la empresa de espectáculos “Ortiz y Compañía”  contratar en Caracas las primeras películas con un sonido todavía imperfecto, pero que constituyó toda una novedad en el mundo guayanés de los cinéfilos. El Cine sonoro se inició en la ciudad con la cinta “Héroes de última hora” y en el Cine Royal de Perro Seco  y Santa Ana “Canción de amor”.  El Cine sonoro o parlante hacía más de tres años que se había inventado.  Su invención se sitúa en 1927, cuando Warner lanzó por el sistema Vitaphone “El cantor de jazz”, de Alan Crosland, la primera película sonora, protagonizada por el showman de origen ruso Al Jolson, que alcanzó un éxito inmediato. Hacia 1931 el sistema Vitaphone había sido superado por el Movietone.. Este proceso, inventado por Lee de Forest, se convirtió en estándar. El cine sonoro pasó a ser un fenómeno internacional de la noche a la mañana.
            La llegada del Cine sonoro a Ciudad Bolívar lo recuerdan muy bien los ancianos porque coincidió con una tragedia cercana al Cine América.  Ocurrió en un depósito del Acueducto. Contiguo al  Mercado en el Mirador estaba el Acueducto que comprendía además de la sala de máquinas un depósito de herramientas.  Pues bien, en vista de la gran crecida del Orinoco el Gobierno ordenó alzar un muro para proteger tanto al Mercado como el Acueducto, pero cuando seis obreros  hacían un foso para levantar el muro de contención, se produjo a las cinco de la tarde un derrumbe quedando los obreros sepultados bajo los pesados escombros.

1 comentario:

  1. José Luis Orsetti Larmonia, fue un venezolano insigne, que con mucho esfuerzo logro alcanzar diversas metas que llenaron de placer su vida, mas sin embar a Jose Luis le faltaba lo principal, le faltaba Dios, una vez que lo conoció, le sirvió en cuerpo y alma, llenando de ilusiones a muchos de sus seguidores.

    Jose Luis, le sirvió a Dios hasta el fin de sus días, dejando un legado importante en su familia, quienes por años hemos profesado ser fervientes creyentes de el Evangelio de Jesucristo, dejo un legado en sus amigos, en sus alumnos, dejo un espacio, donde miles de niños pudieran educarse, espacio que hoy por hoy se ha convertido en una importantes institución la cual ha permanecido en pie a travezs de la historia.

    Jose Luis Orsetti, tu recuerdo, tu sonrisa, tu legado, tu elegante e imponente porte permanecerán en el tiempo e historia de esta gran ciudad

    ResponderEliminar