martes, 8 de mayo de 2012

Jimmy Ángel y Cardona Puig


El  6 de febrero de 1942,  el aviador Jimmy Ángel, quien había realizado un arriesgado y frustrado aterrizaje  sobre la fangosa meseta del Auyantepuy el 9 de octubre de 1937, volvió a sufrir otro accidente aeronáutico, pero en otro lugar y en circunstancias diferentes.
 Esta vez fue, cinco años después, cuando lo sorprendió un mal tiempo que  hizo consumir toda la gasolina del aparato, pero afortunadamente ninguno de los ocupantes  resultó lesionado. James Ángel aterrizó forzosamente en un accidentado terreno de 50 metros cuando volaba desde Ciudad Bolívar a Karanacuni, acompañado del mecánico Delfín Rosales.
Llevaba de pasajeros al explorador y cartógrafo  Félix Cardona Puig (en la foto) y cuatro de sus hijos que se dirigían hacia el Ventuari donde estaba realizando trabajos cartográficos para el Gobierno.
Jimmy Ángel y Félix Cardona Puig eran amigos y más que amigos llaves en eso de excursión y exploración de  los intricados caminos de la selva.  Se conocieron en el curso de los años treinta cuando el primero ponía a prueba su fogaje y gran experiencia en la II Guerra Mundial, volando sobre el mundo desconocido de la portentosa Guayana primitivo aviones de carga y pasajeros.
Su tiempo libre lo empleaba en buscar y ubicar los lugares de los cuentos y las leyendas. ricos en oro y piedras preciosas y en eso le fue bastante útil Félix Cardona, quien exploraba y hacía estudios de campo para los planes de defensa del gobierno.
Félix Cardona Puig, español de Cataluña y quien se hallaba en Venezuela desde 1926,  había acompañado a Jimmie Ángel cuando decidió poner su avioneta Flamingo sobre el Auyantepuy.  Pero se quedó al pie de la meseta operando la radio.
Ascendió a la cumbre del Auyantepuy inmediatamente después que Jimmy Ángel aterrizó la avioneta. Lo hizo acompañado a la expedición del Museo de Historia Natural de Nueva York interesada en investigar la fauna ornitológica de la Meseta.
             Estaba dedicado a la exploración  de los vastos territorios del sur del Orinoco. Elaboró la cartografía de esa región, necesaria para el desarrollo de la electrificación del río Caroní y las empresas de minería,  la explotación del hierro,  la definición de la frontera con el Brasil  para el desarrollo de Guayana, cuando aún no se había fundado la Cartografía Nacional. En 1946, fue designado Explorador Botánico de la Dirección de Fronteras del Ministerio de Relaciones Interiores, como recolector de plantas para el Herbario Nacional   
En 1926, junto con Juan María Mundó Freixas, emprendió la exploración de la región del sureste de Venezuela comprendida entre el Orinoco y la frontera con el Brasil, la cual bautizó con el nombre de la “Gran Sabana”.  “Gran Sabana” también le decían entonces a los morichales que iban desde el sur del Casco urbano de Ciudad Bolívar hasta La Mariquita. En mayo de 1927, Cardona Puig y Mundó Friazas divisaron el “Salto Ángel”, sin darle mayor importancia al hecho. Levantaron un mapa de la región y luego lo vendieron al entonces Ministro de Relaciones Interiores, Rubén Gonzales. Este mapa sirvió como carta de vuelo hasta 1940. Cardona Puig llegó a conocer las fuentes del río Caroní y estuvo vinculado al descubrimiento de las fuentes del río Orinoco, habiendo determinado, junto con su hijo, la posición astronómica de las mismas. Exploró el Auyantepuy en 1928, logrando coronar su cima en 1937.
Félix Cardona Puig está considerado como el explorador más importante de la Guayana venezolana de todos los tiempos.  Nació en España en 1903 y falleció en Caracas en 1982.


No hay comentarios:

Publicar un comentario