jueves, 17 de mayo de 2012

Guayanés que peleó en la Guerra del Chaco

B1TOPICOS
Pedro Betancourt Grillet (en la foto) peleó en la Guerra del Chaco, conflicto bélico que desde 1932 hasta 1935 enfrentó a las repúblicas de Bolivia y Paraguay por la posesión de buena parte de la escasamente poblada región del Chaco, el llamado Chaco boreal, situado al norte del río Pilcomayo, cuya titularidad reclamaban ambos países debido a la presunta existencia de petróleo. En esa guerra murieron 50 mil bolivianos y 35 mil paraguayos.

Pedro Betancourt Grillet, quien decía ser pariente del mariscal Antonio José de Sucre, sobrevivió a tres accidentes aéreos, estuvo preso durante 9 años en La Rotunda, sufrió un exilio prolongado, visitó 74 países con 11 pasaportes diferentes y además de pelear en la Guerra del Chaco, participó en una invasión a Cuba contra el dictador Machado.

Este personaje de muchos bríos y hablar enfático tenía 62 años de edad cuando me lo presentaron en la Terminal de Pasajeros del Aeropuerto de Ciudad Bolívar en 1975. Entonces me dijo ser bolivarense de pura cepa. Venía periódicamente a descansar en el Hato de la familia Casado. Incidentalmente lo vimos de regreso a Petare donde se desempeñaba como el inspector de Tránsito y en un santiamén, el señor Betancourt me contó parte de su interesante historia.

Decía Pedro Betancourt en esa ocasión ser teniente del Ejército Venezolano, retirado dos veces, y coronel del Ejército de Paraguay.  Pasó a retiro siendo teniente cuando Gómez era dictador de Venezuela y junto con 11 oficiales lo mezclaron en un complot del que afirmó era inocente.

Pero inocente y todo padeció en Villa Zolila los horrores que se imputan al régimen gomecista y que están descritos en los libros de José Rafael Pocaterra. De los 15 oficiales encarcelados con él, 9 no soportaron al cautiverio y murieron. A los 9 años de presidio fue exiliado y en Paraguay hizo buena carrera militar pues la milicia ha sido siempre su pasión, tal vez, por fuerza de herencia ya que sus ascendientes estuvieron de cerca emparentados con Sucre.

En 1932 cuando estalló la guerra del Chaco y se prolongó hasta 1935, él se alistó como combatiente y la recuperación de las tres cuartas parte del Chaco valió parte de su sangre pues sufrió dos balazos en una pierna. También desde Florida participó en una invasión a Cuba, al lado de Sergio Carbó, contra el dictador Gerardo Machado.

Luego de la muerte de Gómez volvió a Venezuela, para entonces tenía un alto cargo en Argentina, y el general López Contreras lo recomendó a Medina y por razones de orden interno le dio entrada al Ejército como teniente bajo la promesa de que rápidamente iría ascendiendo, pero todo quedó allí y el retiro vino pronto por razones que no le dio tiempo de explicarnos.

Reconoció que el general Medina, aunque se portó personalmente mal con él, fue sin duda un gran Presidente. Y en cuanto a López Contreras, señaló que salvó al país después de la muerte de Gómez. Se trata de un militar y un hombre que hay que admirar sobre todas las cosas. Venezuela  le respeta y lo admira.

Se despidió del periodista afirmando no pertenecer a ningún partido político. “Creo sí, mucho en Venezuela. Nuestro país tiene grandes reservas humanas. Lo que necesitamos es buena administración”, terminó diciendo nuestro personaje al tiempo que se despedía para tomar el avión hacia el Distrito Federal donde vivía cerca de sus hijos, el doctor Guillermo Betancourt Oteiza, director de ARS y el doctor Luis Betancourt Oteiza, dirigente de Copei.

No hay comentarios:

Publicar un comentario