lunes, 30 de enero de 2017

Crónica de agosto del 66

José Luis Bruzoal

En agosto del 66 la Feria del Orinoco pasó de largo porque decidieron sus organizadores realizarla el día de Reyes como marco de la inauguración del Puente Angostura sobre el Orinoco. El presidente del Comité Organizador de la Feria era el ingeniero margariteño José Luis Bruzual (en la foto), quien pensaba darle carácter internacional a la misma toda vez que habían prometido participar Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, España, Japón, Francia y Estados Unidos.   De todas maneras, el Presidente Raúl Leoni, comprometido con su inauguración visitó la ciudad para desde aquí salir a inaugurar la Escuela Granja de El Callao en la que estudiarían 300 muchachos, entre ellos, 50 internos.  Eran tiempos en que El Callao creía que el oro o las vetas doradas estaban pasando a una etapa de extinción y mejor era presionar a favor de otras vías o alternativas socio- económicas como la agricultura y la cría.  Pues bien, esa era la idea de la granja que comenzaría a formar nuevas generaciones con mentalidad menos apegada a la minería tradicional.
         Los periodistas de la ciudad que viajaron en una avioneta de la línea de aerotaxis “Comeravia”, pilotada por el capitán Hugo Siverio, no pudieron llegar a El Callao a darle cobertura al suceso de la nueva escuela porque la monomotor se precipitó en la selva con su carga humana sumida en el temor de la tragedia.  A la aeronave le explotó un cilindro en pleno vuelo, pero afortunadamente resultaron ilesos tanto el piloto como los periodistas Américo Fernández, corresponsal de El Nacional; Vinicio Romero, director de El Bolivarense; Gladys Figarella, jefe de Relaciones Públicas de la Gobernación y el fotógrafo Nino Marchese.  Después de siete horas tratando de buscar salida  de aquel monte, los periodistas fueron rescatados por el helicóptero presidencial que se hallaba basado el  hato Puedpa y cuyo piloto había escuchado las señales de radio pidiendo ayuda.
         Después del gran susto los periodistas regresaron a la ciudad en el carro del Gobernador Pedro Battistini Castro y fueron recibidos por el Secretario de Gobierno Pedro Bertrán, quien se hallaba preparando sus bártulos para irse a Caracas a tomar posesión de  la Dirección del Comité Nacional de Financiamiento de la Pequeña y Mediana Industria, a requerimiento de URD a quien correspondía dicho cargo como formante del Pacto de Puto Fijo.
         Pedro Bertrán iba a sustituir  en ese cargo al doctor Roberto Gabaldón, quien había renunciado a URD a raíz del suicidio de su hermano Alirio Ugarte Pelayo. Pero antes debió darle la bienvenida a dos buques de la Marina de guerra francesa que llegaron de visita al Puerto de Ciudad Bolívar. El “Artair” y el “Arcturus” cada uno tripulado por cuatro oficiales,  siete suboficiales y 35 marinos.  Estos dos cruceros de guerra fueron recibidos por el Embajador de Francia en Venezuela y a bordo del buque “Artair” fueron agasajados las autoridades locales
         Los buques pudieron llegar hasta aquí porque agosto es mes de aguas altas, mes de la bendita Zapoara y también mes en que se registra el mayor número de accidentes por inmersión.  El primer ahogado de la temporada fue Guillermo Zambrano quien cayó al Orinoco tras un paso en falso sobre la plataforma del puente donde maniobraba con siete kilogramos de herramientas encima.  Tenía 27 años y además de obrero era músico animador de las rumbas de Soledad.  Fue la primera victima de la temporada de agosto y también el primer accidente mortal de trabajo durante la construcción del puente colgante que aún en agosto no estaba concluido.

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada