martes, 6 de enero de 2015

El Aeropuerto Tomás de Heres




A partir del 26 de agosto de 1996, el Aeropuerto de Ciudad Bolívar comenzó a llamarse “Aeropuerto Tomás de Heres” por voluntad mayoritaria de quienes participaron en la postulación.
La convocatoria pública fue hecha por el jefe del Servicio autónomo de aeropuertos regionales (SAAR), Euro Carvajal, según dijo entonces para hacerlo de una manera democrática y no impuesta desde las alturas del poder como es habitual en Venezuela.
Debemos agregar que siempre hubo preocupación gubernamental por calzarle un nombre al Aeropuerto, aunque de hecho se llamó toponímicamente “Aeropuerto Laja de la Llanera” o campo de aviación de la Laja de la Llanera desde que Frank Boland realizó su primera prueba aérea a principios del siglo veinte. La llamada “Laja de la Llanera” es esa enorme piedra similar aunque de menor dimensión a la de la Casa San Isidro y donde el arquitecto Ricardo Vitanza proyectó el Hotel Laja Real. Los bolivarenses la connotaban con el nombre de “La Llanera” porque según Diógenes Troncone allí vivía una mujer oriunda de los llanos de San Fernando de Apure que tenía una cría de ganado en la Mesa de Angostura que más que mesa era una inmensa explanada famosa no sólo por la briosa llanera sino porque en ella acampó e instaló su cuartel provisional el General Manuel Piar cuando después de atravesar el Caura en 1816 quiso tomar la Plaza de Angostura dominada por los realistas y que nunca pudo después de haber ocupado a casi toda la Guayana.
El primero que intentó colocarle un nombre epónimo al aeropuerto fue el Presidente del Estado, general Silverio González en el curso de sus dos períodos de gobierno, es decir, desde 1927 hasta 1930. Lo intentó al darle forma cabal de aeropuerto a la pista sabanera de la Laja de la Llanera para que pudieran operar los aviones franceses “Potez Loraine y Latecoerre 26” para el servicio postal y de pasajeros. Entonces lo decretó “Aeropuerto 24 de Julio”, dado que nacionalmente se estaba conmemorando el centenario de la muerte del Libertador en Santa Marta, pero ese nombre jamás prosperó.
El gobernador doctor Alcides Sánchez Negrón, durante su lapso de 14 meses de gobierno quiso llamarlo “Aeropuerto Bicentenario”, también con motivo de los 200 años del natalicio del Libertador, pero no pasó de un deseo sin perspectivas. Fue cuando inició y terminó los trabajos de ampliación y remodelación del aeropuerto que conocemos hoy, con una inversión de 5 millones de bolívares (como un millón de dólares entonces) y cuyo proyecto incluía sala de conferencias para 20 personas, varias salas de espera, terraza de observación con restaurante, cafetín, correa transportadora para la entrega de equipajes, aire acondicionado y otros servicios.
Al final, como señalamos al comienzo, fue el nombre del prócer Tomás de Heres el que prevaleció un tanto para seguir la línea de casi todos los aeropuertos del país que ostentan nombres de próceres. La diferencia consiste en que el nombre se escogió mediante un concurso popular tal cual como se escogió el nombre del Hotel La Cumbre. Tomas de Heres, además, se llama el Municipio cuya capital es Ciudad Bolívar y asimismo se llama la primera Escuela Primaria Nacional de Varones de la ciudad y el nombre del Cuartel del Fuerte Cayaurima.
El General Tomas de Heres, nacido en Angostura el 18 de septiembre de 1795, 12 años más joven que Bolívar, figura entre los próceres de la Independencia Sudamericana. Además de militar de la emancipación, fue periodista, gobernador, parlamentario y creador de uno de los dos primeros partidos políticos que existieron en Guayana. Fue asesinado en su propia casa natal el 9 de abril de 1842 y sus restos reposan en el Panteón Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada