lunes, 26 de enero de 2015

La Planta de carburo silicio de Guayana

[contaminacion+aire+industrias.jpg]
El 5 de noviembre de 1996 fue inaugurada la Planta de Carburo de Silicio en Puerto Ordaz por la empresa Industrias Norton de Venezuela, subsidiaria de Compagnie de Saint Gobain de Francia, líder mundial en la elaboración de abrasivos y materiales industriales que incluye cerámicas avanzadas.
Sus instalaciones, ubicadas en la zona industrial de Cañaveral, tienen capacidad para producir 20.000 toneladas métricas de carburo, según informó entonces su gerente Miguel Ferré
En el mundo se fabrican diferentes tipos de abrasivos, entre ellos, los bastos que producen surcos grandes en las superficies y se utilizan para dar forma a los objetos. Los abrasivos finos producen surcos pequeños y se utilizan para pulir. El abrasivo tiene que ser más duro que el objeto a tratar, aunque el rojo de hierro y otros pulimentos, que también se consideran abrasivos, son más blandos.
La mayoría de los abrasivos naturales son minerales: corindón, diamante, esmeril, granate, piedra pómez, cuarzo y arena; también se utilizan algunos tipos de barro de diatomeas. Entre los abrasivos sintéticos más antiguos destaca el rojo de hierro, el acero triturado y el cristal en polvo. Desde 1891 se utilizan algunos abrasivos sintéticos (carburos, boruros y nitruros) que son prácticamente tan duros como el diamante. De hecho, los abrasivos sintéticos de carbono presentan la misma dureza que los de diamante artificial. Entre ellos destacan el corindón sintético, el carburo de tungsteno, el de boro y el de silicio, que se conoce con el nombre de carborundo o sea, el que se fabrica en la Planta de Puerto Ordaz inaugurada en 1996.
En el 2005 cuando se decidió aumentar la capacidad de esta planta, los defensores del medio ambiente, entre ello, Luis Guzmán Balbás, de investigaciones ambientales de la Universidad de Guayana y el columnista Luis Roa, reaccionaron y denunciaron el fuerte impacto ambiental que ya de por sí viene ocasionando desde las cercanías de Puerto Ordaz donde se halla instalada.
La empresa dispone de 9 hornos a cielo abierto, luego quisieron colocar 12 más, aparentemente sin los respectivos permisos. Los vecinos se reunieron y con la presencia de un tribunal lograron frenar la colocación de los nuevos hornos. Este tipo de empresas utiliza como materia prima sílice, coke de petróleo y azufre en un 12%, cuando lo tolerable es de un 5%. Toda esta combinación suelta a la atmosfera dióxido de carbono. Como bien se sabe, al incrementarse el CO2; daña el efecto invernadero que es vital para la vida en el planeta. Además de estos gases venenosos y cancerígenos, suelta emisiones de vidrio molido que se adhiere en la vegetación y en las vías respiratorias.
A escasos kilómetro de la Planta están ubicados el Core 8 y Las Amazonas, con una población de 60.000 habitantes que están recibiendo las emanaciones de tan tóxica polución. La empresa dispone de 150 trabajadores y para aquellas aéreas críticas las contrataciones es por tres meses. La única empresa de similares condiciones está ubicada en la amazonia brasilera. El columnista Luis Roa en la página Web de Aporrea llama la atención del Gobierno sobre esta planta y le dice que no estaría mal que en función de la política nacional de ahorro de energía le pusiera el ojo a esta empresa que bastante daño le ha ocasionado al ambiente y de esta forma se estaría saldando una vieja deuda con las comunidades cercanas afectadas que en oportunidades les ha tocado salir a la calle a hacer valer sus derechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada