miércoles, 10 de septiembre de 2014

Venezuela potencia guitarrística

Venezuela es uno de los países más fuertes a nivel de la guitarra. Aún más, “es una de las potencias guitarrísticas del mundo”, consideró Rubén Riera, al pasar la noche del 8 de abril de 1988 con los guayaneses que asistieron a su concierto patrocinado por el Conac y la Dirección de Cultura del estado.
Riera, quien tiene reputación como guitarrista clásico en Sydney, Australia, lo mismo que su padre Rodrigo Riera, estima que Inglaterra y Estado Unidos son los países donde la guitarra cuenta con mayor auditorio.
Nueva York ostenta una de las mejores escuelas con profesores de la talla de Barboza Lima y Manuel Marruecos, sin duda guitarristas de gran peso.
Pero así como Nueva York cuenta con la mejor escuela, Venezuela exhibe la mejor tradición. Nacionalmente el guitarrista venezolano tiene una personalidad propia. Alirio Díaz ha dado la vuelta por todo el mundo y dejado una buena estela de seguidores, igualmente el padre de Rubén Riera.
Recordó Riera que cuando viajó a Australia para participar como jurado en un concurso de guitarra, al llegar al aeropuerto lo primero que le preguntaron fue por su padre.
¡Sorprendente! Lo sorprendió la cantidad de buenos guitarristas que hay en Venezuela: estudiantes y profesores. Además un público interesado, entendido. En fin, la guitarra tiene una gran audiencia en el país.
¿Cómo crees que se ha logrado? -Con trabajo y dedicación. Al comienzo era Raúl Borges el único profesor de guitarra. El enseñó a Antonio Lauro, Alirio Díaz, Rodrigo Riera, Antonio Ochoa, Pérez Díaz y ellos son profesionales que han trabajado duro por la guitarra que en nuestro país es instrumento popular. Aquí hay tradición. En cualquier casa, por modesta que sea, hay una guitarra.
¿Cuál es esa técnica que le da al guitarrista venezolano personalidad propia? -El guitarrista venezolano se identifica no tanto con una técnica súper excelente que la tiene de hecho, sino por su expresividad que es la más importante. El guitarrista nuestro se preocupa mucho por la calidad del sonido, por ser más musical que técnico, lo que no pasa en otros países donde el ejecutante quiere imprimirle velocidad a sus dedos, lo cual pienso no es lo más importante.
Pero la guitarra que tiene tradición en Venezuela es la popular, no la clásica ¿No crees que el guitarrista clásico tiene que esforzarse más para llegar a la gran masa? -Sí, es una pelea. Lo que pasa es que la guitarra es un instrumento joven, mientras que el piano, por ejemplo, tiene siglos.
Luego que concluyó su contrato de mes y medio con el Conac para conciertos y talleres en varias ciudades de Venezuela, Rubén Riera viajó al Brasil con la Orquesta de Barquisimeto. Seguidamente Francia a un Festival de Música, más tarde Australia por dos meses y terminó el año con un concierto de música contemporánea venezolana en Inglaterra.
¿Cómo están los dedos? Rubén Riera cuida mucho los dedos desde que se cortó uno tratando de preparar un sándwich, días antes de su primer concierto en Barquisimeto.
Rubén Riera es hijo de Rodrigo Riera, fallecido en 1999 y quien en dúo con el Maestro Jesús Soto, interpretó “Noches de Ronda” y otros boleros. Barquisimetano igual que su hijo, Rodrigo Riera es autor de importantes obras para la guitarra clásica inspirada y dedicada al patrimonio musical de su región. Su escritura nacionalista la asocian con el trabajo de Antonio Lauro, pero la técnica es más accesible a guitarristas, principiantes e intermedios. Tuvo una importante carrera como guitarrista de concierto. No obstante ello, no existen suficientes grabaciones representativas de su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada